Otitis Externa: Definición

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)

En la otitis externa, la piel del conducto auditivo externo que presente lesiones, tiene mayor predisposición a infectarse por bacterias, hongos o por alergias. Las otitis externas son bastante frecuentes.

Anatomía

El conducto auditivo externo mide aproximadamente 3,5 centímetros de largo y comprende la zona entre el pabellón auditivo (oreja) hasta la membrana timpánica. Tiene forma de S, por lo que el tímpano no puede verse directamente cuando se mira a través del oído. En la zona de paso entre su parte cartilaginosa (externa) y su parte ósea, que se halla a un centímetro más o menos del tímpano, el conducto auditivo es muy estrecho. Aquí pueden depositarse cuerpos extraños y suciedad con mucha facilidad.

En la parte cartilaginosa del conducto auditivo, la piel esta prevista de pelos y glándulas que segregan la cera de los oídos (cerumen). La cera de los oídos protege al conducto auditivo de dos formas diferentes:

  • Limpieza: limpia el conducto auditivo, transportando suciedad, bacterias y otras impurezas hacia el exterior.
  • Protección ante infecciones: gracias a sus propiedades bactericidas y fungoestáticas (evita el crecimiento de hongos), la cera de los oídos evita que las bacterias y los hongos que hayan penetrado en el conducto pueden proliferar.
© LifeART/Super Anatomie

A la izquierda: conducto auditivo sano; a la derecha: conducto auditivo infectado.