Osteoporosis

Autor: Redacción Onmeda (17 de Octubre de 2017)

© iStock

La osteoporosis es una enfermedad ósea muy frecuente, que afecta sobre todo a las mujeres. Llevar una vida saludable basada en una alimentación sana y la práctica regular de ejercicio físico puede ayudar a prevenir la osteoporosis.

La masa ósea de los seres humanos va aumentando hasta aproximadamente los 40 años de edad. A partir de este momento el cuerpo empieza a desgastarse y anualmente se pierde entre un 0,5 y un 1% de masa ósea (densidad del hueso) de forma natural, no patológica. En la osteoporosis, la pérdida de masa ósea es mayor de la esperada para la edad, por lo que el paciente pierde mucho más hueso que una persona sana. Esta pérdida ósea patológica repercute negativamente en la estructura y en la función ósea porque el esqueleto pierde estabilidad y el riesgo de una fractura de hueso aumenta.

La osteoporosis puede estar ocasionada por diferentes causas. En aproximadamente el 5% de los casos, la atrofia ósea es la consecuencia directa de enfermedades o de una ingesta de medicamentos a largo plazo (la denominada osteoporosis secundaria). No obstante, en la mayoría de las personas que la desarrollan, no se pueden determinar enfermedades o medicamentos desencadenantes, es la osteoporosis primaria (95%). Dentro de este grupo se encuentran los siguientes tipos de osteoporosis:

  • Osteoporosis en mujeres tras la menopausia (osteoporosis posmenopáusica).
  • Osteoporosis senil, que se presenta a partir de los 70 años en ambos sexos.

Inicialmente, los síntomas de la osteoporosis no son perceptibles. Pero con el tiempo aparecen fracturas óseas sin causa reconocible aparente (fracturas espontáneas). Estas fracturas causan dolor. A menudo, los pacientes interpretan la frecuente fractura/aplastamiento vertebral que aparece en la osteoporosis como lumbago o ciática, por el dolor de espalda repentino que producen. Pero a largo plazo, estas fracturas vertebrales debidas a una atrofia ósea llevan a las siguientes situaciones:

  • Pérdida de varios centímetros de masa ósea.
  • Formación de una joroba (cifosis).
  • Marcada curvatura de la columna lumbar hacia delante (lordosis).

En el tratamiento y la prevención de la osteoporosis, una alimentación adecuada desempeña un papel fundamental.

  • Evitar el bajo peso. Un peso más bajo que lo normal favorece la osteoporosis
  • Ingerir suficiente calcio y vitamina D.

Un tratamiento medicamentoso es en ocasiones necesario, aunque precisa de un correcto diagnóstico y detección de estado evolutivo de la osteoporosis. La práctica regular de deporte, sobre todo musculación, caminar, marcha nórdica, taichi o gimnasia, influye positivamente en el metabolismo óseo y ayuda a prevenir el avance de la atrofia ósea.

Última revisión médica: Dra. Lidia Arias (19 de Marzo de 2012)