Publicidad

Publicidad

Ojo vago en niños (ambliopía)

Autor: Terry Gragera Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (7 de Noviembre de 2016)

© iStock

El ojo vago o ambliopía es un defecto visual que implica una peor visión en uno o ambos ojos sin necesidad de que haya una lesión ocular evidente. 

La ambliopía suele presentarse en los primeros años de vida, pero no siempre es detectada, pues no ofrece síntomas externos en todos los casos. Algunos de los síntomas externos son: cansancio ocular, dolor de cabeza, incapacidad para ver en tres dimensiones, acercarse mucho a los objetos 

Hay varias causas que provocan el ojo vago, que puede afectar a uno de los dos ojos (ambliopía unilateral) o a los dos (ambliopía bilateral). Entre las causas más comunes está el estrabismo y la diferente refracción en los dos ojos.

As
í, si el niño tiene miopía, astigmatismo o hipermetropía, pero la graduación no es la misma en ambos ojos, el cerebro recibe una imagen menos nítida o borrosa de uno de los dos ojos y tiende a anularlo para quedarse con la visión mejor que le ofrece el otro ojo. 

Los daños en la visión provocados por la ambliopía pueden ser permanentes e incluso se puede llegar a perder totalmente la visión por el ojo vago, que acaba desconectando. Por este motivo es muy importante detectar cuanto antes la ambliopía y poner un tratamiento adecuado.  

Si la ambliopía se diagnostica antes de los cuatro años y no se debe a una patología ocular más grave (cataratas o tumores), el pronóstico es mejor. 

Alrededor de un 4% de los niños en edad escolar sufren ojo vago o ambliopía. En los estrabismos, hasta un 30% de los niños que no se traten tendrán ambliopía.