Ojo vago en niños (ambliopía): Definición

Autor: Terry Gragera Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (7 de Noviembre de 2016)

El ojo vago o ambliopía es una disminución de la visión en uno o ambos ojos sin que haya una lesión ocular evidente. 

La ambliopía suele manifestarse durante los primeros años de vida, que son en los que el niño desarrolla la mayor parte de su capacidad visual. Así, cuando nace, el bebé tiene una visión muy limitada, que va perfeccionando especialmente en los primeros 4-5 años de vida, hasta los 7-8 años en que queda fijada el máximo de visión que tendrá.  

El ojo vago implica una menor agudeza visual y, por tanto, peor visión. El ojo que ve peor es denominado ojo ambliópico. Es un ojo que envía una imagen de mala calidad o borrosa a la retina y de ahí al cerebro, por lo que este desconectay se queda únicamente con la visión del ojo bueno. Así, el ojo ambliópico va perdiendo cada vez más su función. Y si no se corrige cuanto antes puede inutilizarse de por vida, con una visión de mucha peor calidad o incluso dejando de ver con el tiempo. 

ALT:Text: Músculos del ojo derecho.

La ambliopía afecta también a la capacidad de ver imágenes en tres dimensiones (3D).

Para que haya una visión normal, ambos ojos deben trabajar al unísono, lo que no ocurre con el ojo vago. Los daños de la ambliopía pueden ser permanentes, por lo que conviene tratarla cuanto antes en el niño. Si el tratamiento se instaura antes de los cuatro años de vida, es más efectivo. 

Aunque es poco común, la ambliopía puede afectar a ambos ojos, y entonces se denomina ambliopía bilateral.