Oclusión intestinal (íleo)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (26 de Enero de 2011)

© Jupiterimages/Goodshoot

La oclusión intestinal (íleo) es una obstrucción del intestino delgado o del intestino grueso, en la que los contenidos intestinales están bloqueados.

La oclusión intestinal puede tener causas mecánicas y/o funcionales. Por un lado, el origen de la obstrucción intestinal mecánica reside en la obstaculización parcial o total del camino intestinal. Por otro, el íleo paralítico se desarrolla por un trastorno o parálisis en la musculatura intestinal. Sin embargo, pueden intervenir a la vez ambos factores, mecánicos y funcionales, y provocar una oclusión intestinal de ambos tipos.

Los síntomas pueden ser muy diversos y dependen siempre de las causas que producen el íleo. Los signos típicos de un íleo mecánico son vómitos, dolor abdominal cólico, acumulación de gas en el intestino y estreñimiento. Según dónde esté situada la oclusión en el intestino, los síntomas pueden manifestarse con más o menos intensidad. La oclusión intestinal funcional (paralítica) se presenta gradualmente con un dolor constante.

Asimismo, el tipo de tratamiento depende igualmente de las causas y del lugar del íleo en el intestino. La oclusión intestinal puede provocar situaciones muy graves, por lo que se recomienda una intervención médica inmediata. En algunos casos, es necesario incluso realizar una operación.

Cuanto antes se realice el tratamiento de la oclusión intestinal, mejor resulta el pronóstico: cada hora que pasa sin intervención terapéutica, aumenta el riesgo de muerte por íleo de aproximadamente un 1%.