Oclusión intestinal (íleo): Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (26 de Enero de 2011)

Una vez más, el tratamiento de la oclusión intestinal (íleo) se prescribe en función de la causa originaria. La necesidad de una intervención inmediata depende del lugar en el que se encuentra la oclusión intestinal.

Si la causa de su íleo paralítico es una parálisis de la musculatura intestinal, basta con recurrir, al menos inicialmente, a un tratamiento conservador (sin operar). Sin embargo, esto sólo vale, si se ha descartado la existencia un íleo por estrangulación (en el que el intestino sufre un corte de riego y de circulación de la sangre por estrangulación de los vasos sanguíneos). El tratamiento conservador requiere una sonda gástrica que se introduce directamente en el estómago y con la que el médico podrá intentar aspirar el contenido intestinal obstructor. Aquí es importante reemplazar el líquido y los electrolitos que se pierden a través del intestino. El tratamiento con fármacos puede ser ventajoso para estimular el movimiento de las paredes intestinales (peristaltismo) y así volver a activar el motor intestinal bloqueado por el íleo paralítico.

Ahora bien, hay dos formas de íleo que requieren una operación inmediata: el íleo por estrangulación y la oclusión del intestino grueso. El primero es mortal y es necesario operarlo en la hora.