Oclusión intestinal (íleo): Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (26 de Enero de 2011)

No siempre es sencillo diagnosticar la oclusión intestinal, sobre todo en niños y en ancianos, ya que, en estos casos, el íleo se oculta detrás de múltiples signos de enfermedad. Por lo tanto, nunca es descartable. Una vez que aparecen los signos, resulta más fácil localizar el íleo y definir su tipo.

En caso de duda, siempre se recurre a interrogar a la persona afectada y a examinar su cuerpo. Para diagnosticar adecuadamente el íleo, suele ser necesario realizar una radiografía de estómago. Habitualmente, ésta suele proporcionar otro tipo de información que ayuda a definir la causa, localizar la oclusión intestinal y apreciar la existencia de otras complicaciones:

En el caso del íleo mecánico, la sección intestinal que antecede el obstáculo del camino es la que aparece más grande, llena de gas y, a veces, de líquido. La siguiente sección intestinal aparece, por lo contrario, vacía. La acumulación de líquidos puede verse reflejada en la radiografía en el lazo intestinal. En el caso del íleo funcional, el intestino entero es el que aparece más grande y lleno de gas y líquido. En la radiografía, los contrastantes de rayos x en el intestino revelan la intensidad del obstáculo.

La ecografía también es un método muy aplicado para diagnosticar, definir y localizar la oclusión intestinal.