Oclusión intestinal (íleo): Obstrucción intestinal funcional (íleo paralítico)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (26 de Enero de 2011)

Las causas de la obstrucción intestinal funcional, también denominada íleo paralítico, residen en un trastorno que procede de la musculatura de la pared intestinal (miógeno). A pesar de que, normalmente, haya un camino por la parte interior del intestino (llamado lumen intestinal), éste se ve bloqueado, porque la musculatura del intestino está paralizada o contraída:

  • La oclusión intestinal paralítica tiene su causa en la parálisis de la musculatura intestinal.
  • El íleo espástico es consecuencia de una contracción (espasmo) de la musculatura intestinal.

Otra causa del íleo paralítico es la evolución tóxica e infecciosa, por ejemplo, de una perionitis o de una neumonía. Además, pueden existir igualmente otros orígenes causados por algún trastorno del metabolismo, por un balance electrolítico alterado o por un fallo renal.

Asimismo, la parálisis intestinal postoperatoria (llamada íleo paralítico postoperatorio), con cólicos o tras una lesión en el estómago por agresión, así como la inflamación del páncreas y el infarto de miocardio pueden igualmente provocar un íleo funcional. Siguiendo el orden de ideas, otro factor desencadenante puede ser la interrupción del riego sanguíneo en la pared intestinal (por ejemplo, cuando una arteria está obstruida y provoca un infarto de mesenterio). La intoxicación por plomo da lugar igualmente a un íleo espástico. Otras causas son la porfiria o, incluso, ciertas larvas, las cuales pueden asentarse en el intestino del hombre, las llamadas ascárides.

Por otra parte, el íleo causado por ambos factores está provocado por una combinación de causas funcionales y mecánicas. Puede ocurrir durante una perionitis con una parálisis intestinal, en la que el intestino se obstruye por una causa mecánica (por cualquier tipo de obstáculo).