Oclusión intestinal (íleo): Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (26 de Enero de 2011)

Hay diversos factores que causan una oclusión intestinal (íleo). Se diferencian tres tipos de oclusión intestinal:

  • Obstrucción intestinal mecánica. Aquí, la obstrucción puede ser exógena o endógena y bloquea o dificulta el camino intestinal.
  • Íleo paralítico. Se produce cuando el transporte de nutrientes está bloqueado por causa de un trastorno o paralización de la musculatura intestinal.
  • Oclusión intestinal por dos factores. Se trata de la aparición simultánea de causas mecánicas y funcionales.

Obstrucción intestinal mecánica

La obstrucción intestinal mecánica (íleo) tiene causas mecánicas. Puede ocurrir cuando el lumen (la luz) intestinal queda bloqueado desde el interior por algún por cuerpo ajeno, por ejemplo, larvas o tumores, lo que se denomina obturación del intestino. Sin embargo, un órgano hueco como el intestino también puede comprimirse desde fuera. La llamada oclusión puede crearse, por ejemplo, por causa de un tumor fuera del intestino.

La obstrucción intestinal mecánica puede aparecer igualmente en forma de íleo por estrangulación. Aquí, los vasos sanguíneos en el llamado mesenterio son comprimidos. El mesenterio es una membrana hecha de tejido conjuntivo, que une el intestino al estómago y por donde los vasos sanguíneos se dirigen hacia el intestino. Su obstrucción provoca el corte del riego y de la circulación de la sangre del intestino. Esta forma de oclusión da lugar a una situación muy peligrosa, ya que, sin riego sanguíneo, la pared intestinal perece en tan solo unas horas y el correspondiente trozo intestinal no se puede recuperar. Las bridas, que, por ejemplo, pueden aparecer después de una operación, son la causa más común de este tipo de oclusión intestinal por estrangulamiento de una sección intestinal.

A veces, existen huecos en el mesenterio u otros orificios herniarios, que pueden causar la obstrucción intestinal mecánica (íleo) por estrangulación. Los orificios herniarios son huecos en la musculatura de la pared abdominal, por los que el intestino se puede invaginar y aprisionar, por ejemplo, como ocurre en una hernia inguinal. A pesar de que el intestino haga una rotación alrededor de su propio eje, los vasos sanguíneos pueden seguir siendo estrangulados. Otra causa del íleo por estrangulación es la llamada invaginación, en la que una sección del intestino invagina dentro de otra.

La obstrucción intestinal mecánica puede tener su origen en algunas enfermedades, como por ejemplo, en la enfermedad de Crohn. Sin embargo, la oclusión del intestino grueso depende más bien de los cálculos biliares, de la defecación, de enfermedades inflamatorias intestinales o de la diverticulitis (inflamación de un divertículo, es decir, una invaginación de la pared intestinal en forma de bolsa). Ahora bien, con el 60%, la causa más común de este tipo de íleos es sin duda la aparición de un tumor maligno (cáncer intestinal).