Neumotórax: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Marzo de 2012)

Un neumotórax puede tener varias causas. Según los motivos de la acumulación de aire en el espacio interpleural (esto es, entre las dos capas de la pleura) pueden distinguirse dos formas principales:

  • Neumotórax espontáneo
    • Neumotórax espontáneo idiopático (neumotórax espontáneo de causa desconocida)
    • Neumotórax espontáneo secundario o sintomático
  • Neumotórax traumático
    • Neumotórax abierto
    • Neumotórax cerrado

Neumotórax espontáneo

La causa del neumotórax espontáneo es la ruptura de pequeños alvéolos pulmonares. Aparentemente surge por casualidad y sin influencias externas.

El denominado neumotórax idiopático es el neumotórax más frecuente con diferencia. Aparece sin causa aparente (= idiopático). En cualquier caso, el tabaco es un factor de riesgo para la aparición del neumotórax espontáneo idiopático. Por eso las personas no fumadoras raramente se ven afectadas por un neumotórax espontáneo. El neumotórax espontáneo idiopático afecta mayoritariamente a personas altas y delgadas menores de 40 años.

Es raro que se de un neumotórax espontáneo secundario. Las enfermedades pulmonares ya existentes son las responsables de la eventual aparición de un neumotórax posterior (secundario). El motivo es que con las enfermedades pulmonares preexistentes el tejido pulmonar suele estar permanentemente (crónicamente) hiperdistendido (esto ocurre en el enfisema pulmonar). Los alvéolos pulmonares hiperdistendidos durante un tiempo prolongado pueden romperse de repente. Cuando están fuera en los pulmones (esto es, directamente debajo de la pleura) pueden entrar en el espacio interpleural. De esta forma se genera una conexión entre el sistema pulmonar y la pleura a través de la cual entra aire en la fisura y se produce el neumotórax. La causa más frecuente de un enfisema pulmonar crónico es el tabaco.

Las causas de un neumotórax espontáneo secundario pueden ser el asma o un absceso pulmonar, así como la mucoviscidosis (fibrosis quística). Otras posibles causas de este tipo de neumotórax secundario son una tuberculosis crónica y otras alteraciones pulmonares infecciosas. Se forman cavidades (cavernas) en los pulmones que, igual que los alvéolos, pueden entrar en el espacio interpleural. Los afectados por un neumotórax espontáneo secundario como consecuencia de una enfermedad pulmonar suelen ser personas de una edad mediana o avanzada.