Mononucleosis: Síntomas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (21 de Abril de 2016)

Los principales síntomas de la mononucleosis son la fiebre, que puede ser persistente, la faringitis y las adenopatías cervicales posteriores, occipitales, retroauriculares. Otros síntomas que pueden surgir son: malestar, cefalea, dolor abdominal, nauseas y vómitos, esplenomegalia y hepatomegalia, exantema o ictericia, entre otros.

El período de incubación puede ser de entre tres y siete semanas, período que puede llegar hasta los 50 días. En niños menores de cinco años la infección suele ser asintomática, pero cuando afecta a niños de más edad o a adolescentes, pueden aparecer síntomas. En adultos jóvenes suele presentarse con fiebre y en la mitad de los casos con faringitis. La ictericia y la hepatomegalia son más comunes en estos pacientes.

En resumen, los síntomas principales son:

- Fiebre. Durante todo el proceso de la enfermedad de la mononucleosis, los pacientes padecen fiebre durante 10 y 14 días, la cual suele presentarse en forma de picos.

- Ganglios linfáticos inflamados. Al tiempo que aparece la fiebre, los ganglios linfáticos se inflaman en diversas partes del cuerpo, lo cual es otro síntoma típico de la fiebre ganglionar. En especial son los ganglios linfáticos de la garganta los que aumentan de tamaño, alcanzando diversas consistencias: pueden ser duros, blandos o esponjosos. También pueden encontrarse ganglios linfáticos agrandados en el tórax o en la cavidad abdominal.

- Agrandamiento del bazo (esplenomegalia). Alcanza su máxima expresión en más del 50% de los afectados hacia el final del proceso de la enfermedad, es decir, entre la segunda y la tercera semana. Después este agrandamiento va desapareciendo progresivamente.

- Faringitis. Una vez inflamados los ganglios linfáticos, el 80% de los pacientes desarrollan una faringitis. La faringitis es una inflamación de las amígdalas a causa de los linfocitos B (células defensoras en la sangre) infectados por el virus de Epstein-Barr.

 Otros síntomas menos frecuentes son:

  • Agrandamiento del hígado: en aproximadamente el 20% de los casos se produce hepatomegalia. Los afectados se quejan de sensación de presión en la parte derecha del abdomen (hipocondrio derecho) y a veces su piel adquiere un color amarillento (ictericia). Los valores delas enzimas del hígado en la sangre están más elevados. Estos síntomas son más típicos en adultos.
  • Erupción cutánea: en menos del 10% de los pacientes, aparece un exantema. La piel adquiere un aspecto diferente y brotan pequeñas rojeces y hematomas en la piel. También pueden surgir cambios en grandes superficies cutáneas con fuerte prurito.
  • Fatiga: aproximadamente un 2% de los afectados padecen una fatiga crónica durante meses.
  • Rotura del bazo por agrandamiento. La rotura esplénica es una alteración potencialmente grave que ocurre en un 1-2% de los casos.

La sintomatología de la mononucleosis puede aparecer repentinamente, pero normalmente van surgiendo síntomas como fiebre, escalofríos, diaforesis, anorexia y malestar. Estos problemas van empeorando durante dos o tres semanas hasta que la infección desaparece, en general, de forma espontánea.