Mononucleosis: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (21 de Abril de 2016)

La fiebre ganglionar o mononucleosis está causada, en el 90% de los casos, por el virus de Epstein-Barr (EBV). Se trata de un virus DNA que pertenecen a la familia de los heerpesvirus. El nombre le viene de sus descubridores: M. A. Epstein e Y. M. Barr, quienes descubrieron por primera vez el virus Epstein-Barr en el año 1964.

La infección por el virus Epstein-Barr tiene lugar normalmente en individuos inmunológicamente deprimidos. El virus se transmite principalmente por contacto boca a boca (por secreciones orales, principalmente saliva). Por eso también se conoce a la fiebre ganglionar como la enfermedad del beso. La transmisión por relaciones sexuales es mucho más infrecuente (transmisión genital).

Primeramente, los virus pasan de la saliva a las células mucosas (epiteliales) en la zona orofaríngea. En el caso de la transmisión por contacto sexual, infectan la vagina y el cuello uterino. Así, afectan a las células del epitelio cervical uterino, las células del epitelio ductal parotideo y las células del epitelio oral.

Ahí se extienden con fuerza los virus atacando los linfocitos B. Los linfocitos B son células del sistema linfático que son, a su vez, componentes del sistema inmunitario del cuerpo. Estos linfocitos B producen anticuerpos que luchan contra los patógenos que penetran en el cuerpo. El virus de Epstein-Barr modifica las propiedades de estos linfocitos B y provoca que se dividan y extiendan.

Estos linfocitos B modificados se expanden a través de los vasos sanguíneos y linfáticos por el organismo. Así alcanzan los ganglios linfáticos y otros órganos internos, como el hígado o el bazo. Los linfocitos B forman determinadas sustancias que son las responsables de que los órganos nombrados se agranden. Por eso se inflaman los ganglios linfáticos.

En el caso de las personas con un sistema inmunitario intacto, el cuerpo es capaz de eliminar los linfocitos B infectados con otras células de defensa evitando así la enfermedad. 

La mononucleosis también puede ser causada por el citomegalovirus y muy rara vez por Toxoplasma gondii.