Miopía

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Isabel Pescador (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

Una persona con miopía, y que no utiliza lentes de corrección, al mirar a lo lejos suele entrecerrar los párpados y pestañear para mejorar su agudeza visual. A estas personas se las denomina miopes. El término “miopía” procede del griego myops, que se traduce como “cerrar el ojo”.

La miopía es un trastorno de la visión que se caracteriza por una visión borrosa de los objetos lejanos. Ese punto lejano en los miopes no se encuentra en el horizonte, como ocurre en las personas con visión normal, sino cerca de los ojos: en los casos de una miopía de 2,0 dioptrías, por ejemplo, se encuentra a 50 centímetros de distancia, mientras que en el caso de miopía de 10,0 dioptrías este punto se situará a 10 centímetros del ojo.

La miopía puede tener varias causas:

  • La miopía más común es la miopía axial, que se produce cuando el globo ocular es demasiado grande. En la mayoría de los casos esta miopía es hereditaria, pero también en los recién nacidos prematuros el riesgo de sufrirla es más alto. La miopía se desarrolla normalmente en las tres primeras décadas de vida, cuando el ojo se alarga demasiado.
  • Menos común es la miopía refractiva, que está causada por un poder de refracción demasiado alto de la córnea o del cristalino. En este caso, la córnea o el cristalino se han desarrollado de forma curva, o bien, el núcleo del cristalino se ha opacificado (cataratas, por ejemplo, pueden ser la causa de este último caso).

En los primeros estadios de la miopía, los afectados notan síntomas sobre todo por la noche. Solo al mirar de lejos, ya que de cerca, la gente miope, incluso sin ningún tipo de corrección de la ametropía, ve perfectamente (a menudo incluso mejor que la gente sin problemas de visión, si su mácula no está también alterada). El oftalmólogo puede determinar mediante una prueba simple (examen visual) si los problemas de visión están causados por la miopía.

Para corregir la miopía se utilizan las gafas o las lentes de contacto. También existe la posibilidad de corregir la miopía mediante una operación (por ejemplo, con láser). Algunos afectados por la miopía se deciden por el láser sobre todo por razones estéticas. Son poco frecuentes los casos de operaciones de corrección de la miopía por razones médicas.

Los afectados por miopía tienen un riesgo más alto de sufrir un desprendimiento de retina por degeneración de la retina. Esto afecta, con mayor frecuencia, a los miopes con muchas dioptrías.

Es recomendable acudir de forma periódica al oftalmólogo para revisar el estado general de los ojos.