Mioma (tumor en el útero): Extirpación de la matriz (histerectomía)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Marzo de 2012)

Si para eliminar un mioma (tumor en el útero) es necesario un tratamiento quirúrgico y no es posible o previsible conservar el útero, la operación suele realizarse con una extirpación de la matriz (histerectomía). Esta puede llevarse a cabo de maneras diferentes:

  • Histerectomía vaginal (HV): si la matriz cuenta todavía con bastante movilidad, la extirpación (histerectomía) puede realizarse con un endoscopio especial (denominado histeroscopio) que evita una incisión abdominal ya que se lleva a cabo a través de la vagina.
  • Histerectomía vaginal asistida por laparoscopia (HVAL): en el caso de la extirpación de la matriz a través de la vagina con histeroscopio, es habitual aplicar otro endoscopio adicional, el laparoscopio.
  • Histerectomía laparoscópica total (HLT): esta posibilidad permite extirpar la matriz solo con un laparoscopio a través de una laparoscopia pura.
  • Histerectomía abdominal (HA): si el mioma fuera demasiado grande o hubiera varios en la matriz, lo habitual es realizar una intervención quirúrgica a través del abdomen con una incisión en el bajo vientre.

Si la paciente a operar es mayor de 50 años, cuando el cirujano realice la extirpación de la matriz como tratamiento final de los miomas procurará dejar en su sitio los ovarios si estos están sanos para que sigan produciendo hormonas.

Tratamiento hormonal

Un mioma (tumor en el útero) también puede tratarse con medicamentos. Este tratamiento hormonal se lleva a cabo cuando la paciente está en sus últimas menstruaciones aún controladas por los ovarios de forma espontánea (menopausia) o como tratamiento puente antes de una intervención. En el tratamiento hormonal se aprovecha el hecho constatado de que los miomas dependen de las hormonas: como los estrógenos estimulan el crecimiento de los miomas, pueden aplicarse antiestrógenos y gestágenos para que se atrofien, y todo ello con un mínimo riesgo. Además las hemorragias muy fuertes y prolongadas también pueden tratarse con los antiestrógenos y los gestágenos. El tratamiento exacto se aplica según un esquema determinado individualizado según cada paciente afectada.