Mioma (tumor en el útero): Síntomas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Marzo de 2012)

En una de cada cuatro mujeres, un mioma (tumor de la matriz) no suele mostrar ningún síntoma. En total, se puede decir que la mitad de las mujeres con un mioma sufren trastornos menstruales, como menstruaciones muy largas o acusadas, y que una de cada tres sufrirá dolores.La intensidad de los dolores va desde una ligera presión o la sensación de tener un cuerpo extraño hasta hemorragias dolorosas y con calambres.

El mioma puede agrandar considerablemente el útero. Por eso, según su tamaño, ubicación y crecimiento, los miomas también pueden afectar a otros órganos colindantes, como la vagina o el recto. Un mioma que crezca hacia la vejiga puede provocar una necesidad de orinar; en ese caso, se siente la imperiosa necesidad de ir al baño a menudo. Si el mioma presiona contra la uretra, impidiendo la micción, puede dar lugar a una inflamación de la vejiga, por ejemplo. Cuando presiona el recto, la consecuencia es el estreñimiento.

Si el mioma presiona directamente contra la cavidad del sacro, puede ocasionar dolor en el sacro. Incluso las molestias ciáticas reiteradas pueden deberse a un mioma. Otro síntoma general que puede ocasionarse por causa de un mioma, es una anemia ferropénica, que además puede ir eventualmente acompañada de trastornos cardiovasculares. Una anemia se desarrolla por hemorragias persistentes y fuertes. La piel está pálida y pueden aparecer síntomas tales como palpitaciones, mareos y dolores de cabeza. Los miomas aislados de tamaño relativamente pequeño que estén mal situados en el orificio de las trompas de Falopio podrían afectar a la fertilidad.

Las mujeres con un mioma tienen mayor riesgo de sufrir abortos y partos prematuros debido a una mayor propensión a padecer dolor de parto. Además, si el mioma está asentado profundamente puede suponer un impedimento para el parto. Por el contrario, muchos miomas no inciden en absoluto en el embarazo. Para que un mioma resulte ser un problema, dependerá mucho de dónde esté situado.

Durante el embarazo, el mioma crece por causas hormonales, por lo que suele desaparecer en parte tras el parto.