Inflamación del miocardio (miocarditis): Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (19 de Marzo de 2012)

Una inflamación aguda de miocardio (miocarditis) suele evolucionar favorablemente en la mayoría de los casos, se cura normalmente por sí sola. Sin embargo, en ocasiones, puede llegar a ser grave, debido a las alteraciones del ritmo cardiaco y la insuficiencia cardiaca, llegando incluso a producir la muerte.

Las inflamaciones de miocardio también pueden tener una evolución crónica. En algunos casos de miocarditis virales, los virus pueden permanecer en el miocardio y la enfermedad adopta una evolución crónica. En otros casos de miocarditis aguda, se produce un proceso autoinmune transcurridas entre cuatro y seis semanas, en el que el sistema inmunológico del organismo ataca a las células musculares de del miocardio perpetuando el proceso inflamatorio.

Complicaciones

Cuando una inflamación de miocardio (miocarditis) adopta una evolución crónica se complica. En la fase crónica la inflamación puede provocar el agrandamiento del corazón con una reducción de la función de bombeo (miocardiopatía dilatada). A ello hay que añadir que en el 10% de todas las inflamaciones de miocardio están asociadas a síntomas físicos notables.