Mieloma múltiple

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Laura Osuna (1 de Septiembre de 2014)

© Jupiterimages/iStockphoto

El mieloma múltiple es un cáncer de la médula ósea. Con tres casos nuevos al año por cada 100.000 habitantes, este cáncer es muy poco frecuente.

El mieloma múltiple es un tipo maligno de linfoma no Hodgkin (LNH). Sus causas no están claras. Al principio el mieloma simple puede provocar síntomas generales como los siguientes:

Cuanto más avanza el mieloma múltiple, mayores son las células tumorales de la médula ósea. Como característica principal de este cáncer se da el dolor de huesos (especialmente en forma de dolor de espalda). Además, el mieloma múltiple puede producir una osteoporosis marcada en la etapa terminal (sobre todo en la columna vertebral) y osteolisis (que consiste en la destrucción del tejido óseo en determinados puntos). Los síntomas característicos son los siguientes:

  • Los huesos se debilitan y se rompen con facilidad.
  • Los niveles de calcio en la sangre aumentan debido a que la inestabilidad ósea hace que aumente la producción de calcio.

Además, los pacientes con mieloma múltiple sufren a menudo infecciones graves. Suele ocurrir que determinadas células del sistema inmunitario, que normalmente crean anticuerpos (las llamadas células plasmáticas), proliferan y forman los llamados anticuerpos monoclonales (es decir, idénticos), que por lo general no realizan ninguna función de los anticuerpos. Estos anticuerpos monoclonales se pueden detectar en la sangre y en la orina que se utilizan para el diagnóstico del mieloma múltiple.

Dependiendo de hasta qué punto se haya extendido el mieloma múltiple, se utilizará como tratamiento la radioterapia o la quimioterapia. El pronóstico del mieloma múltiple depende principalmente del estadio y del patrón de la enfermedad, pero aun así el tratamiento tiene una gran influencia sobre la enfermedad. Si el mieloma múltiple deja de poder detectarse en la sangre, la esperanza y la calidad de vida del paciente pueden aumentar notablemente. La curación completa no es posible, puesto que después de cierto tiempo (meses o años) se dan recaídas.