Miastenia gravis

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (9 de Diciembre de 2011)

© Jupiterimages/Wavebreak Media

La miastenia gravis es una forma de debilidad muscular patológica (miastenia), en la que la transmisión de impulsos entre el nervio y el músculo (transmisión neuromuscular) se halla interrumpida. Como consecuencia de esta interrupción la musculatura se fatiga con rapidez.

La miastenia gravis está desencadenada por una disfunción del sistema inmunitario: este ataca los tejidos del propio organismo (reacción autoinmune), lo que en este caso repercute sobre la transmisión neuromuscular. Por consiguiente la miastenia gravis es una enfermedad autoinmune. La fatiga muscular, es progresiva, aparece en función del esfuerzo o de la hora del día. En principio puede afectar a todos los músculos, aunque por lo general la debilidad muscular se manifiesta primero en los músculos oculares: los pacientes tienen visión doble y dificultad para mantener los ojos abiertos.

El diagnóstico de la miastenia gravis se establece por medio de la exploración física neurológica, alteraciones típicas en el electromiograma y análisis farmacológicos. Normalmente esta enfermedad responde bien al tratamiento medicamentoso; se emplean ante todo fármacos inhibidores del sistema inmune (inmunosupresores). Si los síntomas de la debilidad muscular se intensifican y la musculatura respiratoria se ve afectada, puede aparecer una complicación potencialmente mortal denominada crisis miasténica, que requiere una asistencia médica intensiva.