Miastenia gravis: Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (9 de Diciembre de 2011)

La miastenia gravis muestra por lo general un curso lento. Si se administra un tratamiento adecuado, el pronóstico es favorable: la debilidad muscular patológica (miastenia) no influye negativamente sobre la esperanza de vida. La mayoría de los pacientes tan solo experimentan limitaciones físicas leves y pueden llevar una vida prácticamente normal.

La tasa de supervivencia de la miastenia gravis se sitúa muy por encima del 95%. No obstante, los afectados deben someterse a controles de la evolución de manera periódica, ya que antes de que se desarrollaran las opciones terapéuticas modernas esta afección provocaba la muerte en alrededor de un tercio de los casos durante los primeros años.

Complicaciones

A lo largo de su evolución la miastenia gravis puede originar diversas complicaciones. Una de las complicaciones potencialmente mortales de la enfermedad es la crisis miasténica: la debilidad muscular se extiende rápidamente y afecta también a la musculatura respiratoria, a consecuencia de lo cual puede producirse la muerte por asfixia. Los pacientes que sufren una crisis miasténica precisan atención médica intensiva de inmediato, dado que es habitual que se requieran medidas para la reanimación. El primer paso del tratamiento consiste en la administración intravenosa del anticolinesterásico piridostigmina. Si las molestias no mejoran, resulta conveniente intubar al afectado (es decir, introducir un tubo para permitir la entrada de aire) y aplicar ventilación mecánica.

Otra posible complicación de la miastenia gravis puede surgir a consecuencia de una sobredosis de inhibidores de la colinesterasa: esta provoca en ocasiones una crisis colinérgica, que se caracteriza por la presencia de pupilas mióticas, aumento de secreciones lacrimales y salivales, taquicardia, espasmos musculares y trastornos respiratorios. Con frecuencia se suministra atropina para su tratamiento; además suele ser necesaria la ventilación mecánica.