Metástasis hepáticas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

Las metástasis hepáticas son tumores hepáticos derivados (metástasis) de otros tumores malignos como el cáncer de colon. A través de los vasos sanguíneos o linfáticos las células cancerosas alcanzan el hígado donde se multiplican en forma de metástasis hepática.

El cáncer de hígado no es básicamente un cáncer de hígado “real” (primario). A menudo, los tumores malignos en este órgano son originarios por la propagación desde un órgano distinto al hepático. Los médicos suelen referirse a este tipo de tumor como “tumor secundario” “tumor metastásico” o “metástasis hepáticas”. Además del cáncer de colon, otros tumores del tracto gastointestinal pueden también formar colonias en el hígado invadir el hígado. Pero también otras enfermedades cancerígenas otro tipo de carcinomas, como el cáncer de mama o el cáncer de pulmón, pueden provocar metástasis hepáticas. Si un tumor ha formado ha dado metástasis, es criterio suficiente para situar el estadio tumoral en un estadio avanzado.

Las metástasis hepáticas suelen provocar molestias posteriormente. El aumento de tamaño puede causar dolor (la llamada cápsula de dolor). Los síntomas generales, como pérdida de peso, son típicos del cáncer, y a menudo no se puede saber claramente si es causada por las metástasis hepáticas o por la enfermedad subyacente.

El diagnóstico se realiza por medio de técnicas de imagen como la ecografía, oder imagen por resonancia magnética (RMN), o por tomografía computarizada (TC). En algunos casos, el médico descubre las metástasis hepáticas antes que el cáncer subyacente, por ejemplo, como parte de un examen ecográfico del abdomen superior.

En el diagnóstico del cáncer esta es una señal de que el cáncer ya está avanzado El encontrar una metástasis, ya sea hepática o a otro nivel, nos sitúa en un carcinoma avanzado. Entonces se debe encontrar el tumor original urgentemente, y determinar con precisión el diagnóstico y el tratamiento consiguientes. A veces no se consigue averiguar qué cáncer ha causado la metástasis hepática, lo que se conoce como Síndrome CUP, del inglés Cancer of Unknown Primary origin, o cáncer de origen primario desconocido.

El tratamiento y el pronóstico de las metástasis hepáticas dependen de la cantidad y tamaño que éstas alcancen y de la naturaleza del tumor así como del estado de salud general del paciente. En su caso se puede aplicar, por ejemplo, cirugía o quimioterapia.