Menopausia (climaterio): Causas

Autor: Redacción Onmeda (17 de Octubre de 2017)

La menopausia (climaterio) de la mujer tiene causas hormonales. La edad provoca cambios en el nivel de hormonas de la mujer: aproximadamente al final de la quinta década de vida empieza a decaer o disminuir la función de lo ovarios y poco a poco se producen cada vez menos estrógenos (hormonas sexuales femeninas).

Al nacer ambos ovarios contienen varios millones de folículos. Esta cifra se reduce durante la pubertad con la primera regla (menarquia) hasta 400.000 folículos, mientras que al final de dicha etapa reproductiva éstos han desaparecido. Los folículos producen estrógenos, las principales hormonas sexuales femeninas. Con la disminución gradual del número de folículos, disminuye también la producción de estrógenos. Como consecuencia, se produce la  última menstruación controlada por los ovarios (menopausia).

Con la menopausia cambia también la producción de hormonas reguladas por el cerebro. Como durante la menopausia los óvulos producen cada vez menos estrógenos, el cerebro, en un afán por aumentar la producción de hormonas en los ovarios, libera más hormonas del grupo de las gonadotropinas, sobre todo se libera la denominada hormona foliculoestimulante (FSH). Mientras que durante el climaterio la concentración de un estrógeno especial denominado estradiol, por ejemplo, se reduce en una sexta parte aproximadamente, la concentración de FSH aumenta en más de seis veces por término medio. Este desplazamiento del equilibrio hormonal puede provocar diversas molestias durante el climaterio, por ejemplo, fatiga, sofocos o taquicardias.

Hormonas sexuales femeninas

Los cambios hormonales responsables de la menopausia provocan una reducción en la concentración de algunas hormonas sexuales femeninas, mientras que el cuerpo produce una mayor cantidad de otras hormonas sexuales femeninas. Los estrógenos se incluyen en el grupo de hormonas sexuales femeninas más importante. Las gonadotropinas y los gestágenos también son hormonas sexuales.

Estrógenos

Los folículos en los ovarios son los principales responsables de la producción de estrógenos. Por eso a veces los estrógenos también se denominan hormonas foliculares. Estas hormonas sexuales, que se producen cada vez menos durante la menopausia, tienen numerosas funciones en el cuerpo y son importantes durante el ciclo menstrual y la ovulación, entre otras cosas. Así pues, el grupo hormonal de los estrógenos es importante sobre todo para la reproducción. Entre los estrógenos naturales más importantes se encuentran las hormonas estradiol, estrona y estriol. Estos tres tipos de estrógenos se diferencian entre sí sobre todo por su actividad. El estradiol es el estrógeno más activo, mientras que la estrona solo representa una tercera parte aproximadamente y el estriol hasta una décima parte únicamente de esta actividad.

Los estrógenos influyen, por ejemplo, en los siguientes aspectos:

  • El tono de voz femenino
  • El crecimiento de la mama
  • El tejido adiposo subcutáneo
  • El útero:
    • Formación regular de la mucosa uterina en el marco del ciclo menstrual
    • Crecimiento de la musculatura uterino
    • El cuello uterino (cérvix):
      • Abertura del orificio uterino antes de la ovulación
      • Cantidad y consistencia de la secreción cervical
    • Las células que forman los huesos y con ello la estabilidad ósea

    Gonadotropinas

    Las gonadotropinas, cuya producción aumenta con el inicio de la menopausia, son un grupo de hormonas sexuales que se producen en el cerebro y desde ahí llegan a la sangre. Entre las gonadotropinas se encuentran la hormona luteinizante (LH) y la hormona foliculoestimulante (FSH). La LH y la FSH favorecen la producción de estrógenos en los ovarios.

    Hormona foliculoestimulante (FSH): la hormona foliculoestimulante estimula el crecimiento de los folículos (que contienen los óvulos) en el ovario y favorece su maduración.

    Hormona luteinizante (LH): “luteinizar” significa “teñir de amarillo”. El cerebro libera la hormona luteinizante para estimular la ovulación. La LH también favorece la formación del denominado cuerpo lúteo, que surge a partir de los restos de la membrana del óvulo liberado.

    En el marco del ciclo menstrual, la combinación de estrógenos, LH y FSH provoca finalmente la ovulación una vez al mes, mediante la cual los ovarios liberan un único óvulo hacia las trompas de Falopio.

    Gestágenos

    Los gestágenos también se denominan hormonas luteinizantes, puesto que son fabricadas por el cuerpo lúteo (esto es, restos de la membrana del folículo que ha liberado el óvulo). Durante la menopausia los ovarios poco a poco van dejando de producir gestágenos. En la mujer sexualmente madura los gestágenos afectan a la mucosa uterina y la preparan para albergar eventualmente un óvulo fecundado. Si un óvulo fecundado consigue anidar en ella se produce el embarazo. Los gestágenos se encargan de que durante el embarazo no maduren más folículos. El gestágeno más importante es la progesterona. Otros gestágenos son el pregnandiol y la pregnenolona.