Publicidad

Publicidad

Meningioma

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

Un meningioma es un tumor de crecimiento lento usualmente benigno, que procede de las meninges del cerebro o de la médula espinal.

Con la excepción de las nada comunes variantes malignas, un meningioma no forma metástasis. Son sobre todo las personas ancianas las que más comúnmente enferman de meningiomas. Afecta casi al doble de mujeres que de hombres: en las mujeres los meningiomas suponen el 30%, en los hombres el 15% de todos los tumores del interior de las fosas craneales.

El 90% de los meningiomas entran dentro de la clasificación de la OMS de los tumores cerebrales del tipo I, es decir, que crecen muy lentamente y no manifiestan síntomas durante mucho tiempo. Entre un 5 y un 7% de los meningiomas entran dentro del grado II de la clasificación de la OMS. Un meningioma de este grupo se denomina meningioma atípico. Por el contrario, los meningiomas más raros del grado III (1-3 %) según la clasificación de la OMS tienen un curso maligno. El nombre que le dan los facultativos a estos tumores es el de meningiomas anaplásicos.

Un meningioma suele pasar desapercibido porque no causa ninguna molestia, sobre todo en la fase inicial. Cuanto mayor sea el tumor, más probables serán las molestias. En función de la zona del cerebro sobre la que ejerce presión el meningioma creciente, pueden darse los siguientes síntomas :

Si existe la sospecha de tumor en el cráneo, son muy importantes los métodos de diagnóstico por imágenes como la tomografía computerizada (TC o TAC) y la tomografía por resonancia magnética (TRM). En las imágenes correspondientes, el médico puede identificar si la causa de las molestias es un meningioma.

El tratamiento depende del tipo de meningioma, del tamaño del tumor, del lugar donde se encuentra y del crecimiento del mismo, así como de las molestias y del estado general del paciente. Los tumores benignos que son tan pequeños que no causan molestias, se controlan periódicamente. Cuando el afectado muestra síntomas típicos, el tratamiento más adecuado es una intervención quirúrgica. El neurocirujano intenta extirpar el meningioma completamente. Si el tumor pertenece al tipo de meningiomas malignos, también es adecuada la radioterapia. Puesto que estas variantes malignas son la excepción, el pronóstico de los meningiomas suele ser bueno.