Publicidad

Publicidad

Lupus eritematoso sistémico (LES): Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Christian Gil (19 de Marzo de 2014)

El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad inflamatoria crónica del tejido conjuntivo, cuyo tratamiento depende de los órganos afectados y del nivel de actividad de la enfermedad en cada caso y momento concretos. Se requiere un seguimiento médico y psicológico frecuente y específico para la enfermedad. Hoy en día, el LES no tiene cura, por lo que el objetivo principal es tratar y mitigar las molestias.

El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunológico ataca estructuras del propio organismo, lo que deriva en inflamaciones. Por tanto el tratamiento busca inhibir la respuesta inmune del cuerpo (inmunosupresión). El avance más importante en lo que respecta al tratamiento del LES ha sido la introducción de los glucocorticoides, ya que el lupus eritematoso sistémico suele responder a dosis altas de este activo. Otra alternativa, especialmente en caso de afectación dérmica y articular, es el fármaco antimalárico hidroxicloroquina. Si existe un compromiso orgánico grave o molestias intensas crónicas son con frecuencia necesarios agentes que inhiban la respuesta inmune (inmunosupresores) como la ciclofosfamida o la azatioprina.

En caso de que haya una afectación severa de los riñones (nefritis lúpica), del sistema nervioso central (SNC: formado por el cerebro y la médula espinal) o una inflamación de las válvulas del corazón, se suministran inmunosupresores más potentes. En casos excepcionales se recurre a un método especial de lavado de la sangre llamado plasmaféresis: esta permite, unida al tratamiento con ciclofosfamida, eliminar los anticuerpos del componente líquido de la sangre (plasma sanguíneo). Este tratamiento puede ser efectivo en casos muy graves, si bien resulta controvertido debido a las infecciones, en ocasiones severas, que pueden aparecer.

Además se utilizan otras medidas complementarias como la toma de medicamentos contra la hipertensión arterial o analgésicos. Teniendo en cuenta que el lupus eritematoso sistémico muestra manifestaciones dérmicas más acusadas a consecuencia de la radiación UV, es importante evitar la exposición excesiva. Por tanto, protéjase adecuadamente de la luz solar (utilizando cremas con un factor de protección solar alto) y de otras radiaciones UV (solárium).