Liquen plano

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (8 de Junio de 2011)

© Jupiterimages/iStockphoto

El liquen plano es una enfermedad inflamatoria de la piel, que está definida por los cambios que sufre ésta y el picor que genera. Los síntomas aparecen generalmente en edades comprendidas entre los 30 y los 60 años.

Aún no se conocen las causas del liquen plano. Posiblemente se trate de una enfermedad autoinmune.

Como resultado de la inflamación se forman en la piel pápulas de tono azul pálido enrojecido, en la zona de las muñecas, las pantorrillas, los pies o los tobillos, o pápulas exantemáticas en todo el cuerpo, que muestran en la superficie marcas reticulares blanquecinas (denominadas estrías de Wickham).

Estas variaciones en la piel van acompañadas de un picor de intensidad variable.

Rascarse o la aparición de infecciones puede ampliar las pápulas y producir el desarrollo de otras nuevas en zonas sanas de la piel.

Las pápulas pueden afectar también a las mucosas: un liquen plano en la boca afecta sobre todo a la mucosa oral; en los genitales afecta principalmente a la entrada vaginal y al glande del pene. En el caso de la mucosa se reconocen perfectamente en la zona afectada las típicas estrías blanquecinas. Estas zonas pueden no presentar síntomas o bien ser intensamente dolorosas.

Tras una persistencia larga (de seis a 24 meses) los síntomas del liquen plano desaparecen la mayoría de las veces por sí solos de forma espontánea. Si resulta necesario un tratamiento, existen diversos métodos. Casi siempre se recurre a preparados de corticoides para combatir las pápulas, que aceleran su desaparición y mitigan el picor. También existen otros tratamientos locales como la fototerapia (con luz), la crioterapia (con frío) o el láser. Pero ninguno garantiza el éxito. Si el liquen plano dura años, podría derivar, en casos muy aislados, en cáncer.