Linfoma no Hodgkin (LNH): Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda (15 de Septiembre de 2017)

En el linfoma no Hodgkin, el tratamiento depende de las característica del tumor . Es esencial para el tratamiento conocer la extensión del linfoma no Hodgkin, cuáles son las posibilidades de curación, la edad de los pacientes y si se dan otras enfermedades.

Quimioterapia

En el tratamiento del linfoma no Hodgkin se utiliza siempre la quimioterapia cuando se trata de un linfoma extra nodal o cuando el cáncer se ha extendido a través de los vasos sanguíneos y los linfáticos. Al optar por la quimioterapia, es importante saber si el linfoma no Hodgkin es de bajo grado o de alto grado.

Linfoma no Hodgkin indolente o de bajo grado

Un linfoma no Hodgkin de bajo grado (como la linfogranulomatosis, inmunocitoma, la leucemia de las células pilosas, la leucemia linfática crónica o el mieloma múltiple) a menudo no causa molestias durante años. En estos casos, los efectos secundarios de la quimioterapia serían más dañinos que el propio linfoma. En consecuencia, la quimioterapia se empieza a realizar a menudo en casos de linfoma no Hodgkin de bajo grado cuando aparecen molestias o complicaciones.

Linfoma no Hodgkin agresivo o de alto grado

En el caso del linfoma no Hodgkin de alto grado, para el tratamiento se utiliza una estrategia diferente: un linfoma maligno como el linfoblastoma, el linfoma de células B grandes o el linfoma de Burkitt, sólo se pueden curar cuando la quimioterapia empieza de forma temprana, puesto que el linfoma no Hodgkin de alto grado sin tratamiento causa la muerte en poco tiempo. En la quimioterapia temprana los efectos secundarios deben asumirse para elevar las posibilidades de curación.

En el linfoma no Hodgkin de alto grado, el problema que existe con la quimioterapia es que el cerebro se ve afectado a menudo (en cerca del 40% de los casos). Sin embargo, la barrera sanguínea del cerebro (barrera hematoencefálica) impide que se realice un tratamiento adecuado: los fármacos quimioterápicos  no son capaces de atravesar esta barrera para entrar en el cerebro en cantidades suficientes. Para evitar esta barrera, el médico aplica los fármacos directamente en el líquido cefalorraquídeo (en las cavidades del sistema nervioso central). La irradiación adicional del cerebro complementa este tratamiento. Sin embargo, a pesar de que se haga una quimioterapia agresiva, las recaídas son frecuentes. Aun así, la variedad de fármacos quimioterapéuticos contra el linfoma no Hodgkin puede ser eficaz y existe la posibilidad de tratar y curar la enfermedad.

Radioterapia

El linfoma no Hodgkin (LNH) es radiosensible, por lo que se puede realizar un tratamiento con radiación (radioterapia). Este tratamiento sólo es efectivo cuando se aplica de forma local: sólo funciona en el área en la que incide el campo de radiación. Puesto que el linfoma no Hodgkin se encuentra en raras ocasiones limitado y se extiende pronto a los vasos sanguíneos y linfáticos, en pocos casos se puede curar a través de la radioterapia únicamente. En la mayoría de los casos se utiliza la radioterapia cuando la quimioterapia no ha sido lo suficientemente efectiva y los focos residuales sensibles a la radiación se dan de forma local. La radioterapia también se puede combinar con la quimioterapia.

Inmunoterapia

La inmunoterapia es la técnica terapéutica que consiste en que el propio sistema inmunitario es capaz de reconocer y atacar a las células del cáncer, gracias a determinados fármacos con anticuerpos. Estos anticuerpos son capaces de desactivar la capacidad que permite a las células del cáncer hacerse invisibles frente a los linfocitos T, y B del sistema inmunitario. Una vez reconocido el cáncer, se ataca y se elimina. Esta línea de tratamiento está avanzando continuamente en los últimos años, en todos los tipos de cáncer.

Los anticuerpos se adhieren a la célula tumoral e interfieren sobre determinadas proteínas, situadas en la superficie de las células del tumor. El requisito para que este tratamiento se pueda realizar, es que los marcadores que permiten identificar a las células tumorales del linfoma no Hodgkin estén en la superficie celular. Para saber si esto es así, el médico analiza las células antes de iniciar cualquier tratamiento. En algunos casos, el tratamiento con anticuerpos se combina con el uso de la quimioterapia.

Existen varios tipos de fármacos, dependiendo de sobre qué proteínas de las células del cáncer intervengan.

Radioinmunoterapia

En el linfoma no Hodgkin (LNH) se puede realizar como tratamiento la radioinmunoterapia. La base de este tratamiento es el tratamiento con anticuerpos, en el que los anticuerpos están ligados a una sustancia radiactiva. Los anticuerpos, por el principio de “llave-cerradura” están acoplados a la superficie del antígeno de la célula tumoral, y entonces la sustancia radiactiva destruye la célula.

Tratamiento quirúrgico

En determinados tipos de linfoma no Hodgkin (LNH) se puede realizar un tratamiento quirúrgico. Esto es así cuando el estadio de la enfermedad permite eliminar un linfoma pequeño mediante cirugía. El tratamiento quirúrgico sólo es efectivo si el linfoma no Hodgkin se puede eliminar por completo. La eliminación parcial no tiene ningún efecto positivo en la evolución del cáncer. Si no es posible extirpar el linfoma por completo, la quimioterapia puede aumentar las posibilidades de curación.