Linfoma no Hodgkin (LNH): Evolución

Autor: Redacción Onmeda (15 de Septiembre de 2017)

Pronóstico

En el linfoma no Hodgkin, la evolución y el pronóstico dependen en gran medida del tipo de cáncer que se dé.

Un linfoma no Hodgkin de grado bajo puede mostrar una evolución lenta a lo largo de los años sin tratamiento, por lo que éste puede esperar. Por el contrario, en un linfoma no Hodgkin de alto grado es necesario que el tratamiento empiece lo antes posible, ya que sin tratamiento tiene un pronóstico no favorable, y en los peores casos la esperanza de vida puede ser de unos pocos meses. Aun cuando se realizan tratamientos agresivos, los linfomas de alto grado tienden a volver a aparecer.

Existen varios factores que empeoran la evolución y el pronóstico del linfoma no Hodgkin. Algunos son los siguientes:

  • Afectación de más de un órgano fuera de las áreas linfáticas (extra nodal)
  • Edad superior a los 60 años
  • Mala salud general
  • Aumento del lactato deshidrogenasa (LDH) en la sangre

En general, cuanto antes se detecte el linfoma no Hodgkin, más favorable será el pronóstico.

Seguimiento

En el linfoma no Hodgkin (LNH) el postratamiento es muy importante para el desarrollo de la enfermedad tras la terapia. Este sirve para reconocer una recaída y para detectar y tratar los posibles daños. Las exploraciones que se realicen en distintos intervalos de tiempo dependerán del tipo de linfoma no Hodgkin. En general, se trata de un examen físico en el que se observan diferentes valores en la sangre y se usan técnicas de imagen. En algunos casos aislados pueden ser necesarias otras pruebas.