Enfermedad de Hodgkin (linfoma de Hodgkin): Síntomas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (28 de Septiembre de 2016)

El linfoma de Hodgkin es una enfermedad cancerosa de evolución lenta que no suele cursar con síntomas. El único síntoma que se suele manifestar es la presencia de ganglios linfáticos inflamados pero indoloros. Normalmente, en la enfermedad de Hodgkin se ven afectados los ganglios de las siguientes regiones anatómicas:

  • Zona lateral del cuello
  • Axilas
  • Ingles
  • Región supraclavicular
  • Mediastino (situado en el tórax, entre los pulmones)

Lo más habitual es que los ganglios linfáticos de la zona del cuello sean los primeros afectados. Se produce un crecicimiento de los ganglios que no es doloroso y después se produce también en axilas y, en menor medida, ingles. Además de la inflamación de los ganglios, el linfoma de Hodgkin puede desencadenar síntomas generales tales como:

La enfermedad de Hodgkin suele propagarse desde los ganglios afectados inicialmente hasta otros ganglios linfáticos y el bazo. En estadios avanzados de la enfermedad, este tipo de linfoma puede dispersarse a través de los vasos sanguíneos a órganos no linfoides (por ejemplo, hígado o huesos). Por tanto, la enfermedad de Hodgkin puede comprometer prácticamente a todos los órganos del cuerpo. Como consecuencia de ello el paciente puede manifiestar los siguientes síntomas:

  • Hepatomegalia y esplenomegalia
  • Infiltraciones dolorosas del esqueleto, probablemente acompañadas de los siguientes síntomas:
    • Fracturas óseas
    • Síntomas neurológicos como, por ejemplo parálisis o parestesias derivados de la compresión de la médula espinal
  • Infiltración de la médula ósea con disminución de la hematopoyesis