Lepra: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (19 de Marzo de 2012)

En la lepra, el tratamiento consiste, en primera lugar, en destruir el agente patógeno, es decir, la bacteria Mycobacterium leprae. Esto se consigue con una terapia combinada (multiterapia, MDT) de diferentes antibióticos:

Determinar la mejor combinación en cada caso, dependerá de la forma de lepra. Ya desde el primer tratamiento con antibióticos, las personas con lepra dejan de ser contagiosas. Para un tratamiento satisfactorio de la lepra es necesario tomar los medicamentos durante un periodo prolongado: puede ser necesario prolongar la ingesta de los antibióticos hasta dos años. Solo así se consigue eliminar completamente al agente patógeno del organismo del afectado. Solo en casos extraordinarios, como en caso de alteraciones de la piel aisladas, puede limitarse el tratamiento con medicamentos a un solo día. En estos casos se utiliza dapsona junto con las sustancias activas ofloxacino y minociclina.

Se aconseja tratar la lepra en centros especializados porque el tratamiento con medicamentos puede provocar las llamadas reacciones lepróticas o leprosas del sistema inmunitario, que se dan en aproximadamente uno de cada tres casos: se trata de reacciones inflamatorias que aparecen inmediatamente y que pueden provocar afectación nerviosa permanente y constituyen una urgencia médica. Dependiendo del tipo de reacción leprótica, para su tratamiento son adecuados corticosteroides o la talidomida.

Además del tratamiento antibiótico encaminado a la erradicación del agente patógeno de la lepra, también es necesario un tratamiento sintomático como una kinesiterapia de apoyo que impida las parálisis.