Lepra: Síntomas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (19 de Marzo de 2012)

La lepra puede manifestarse por síntomas variados y heterogéneos. Los síntomas más comunes e intensos se muestran en la cara; a veces también afecta a los ojos, las extremidades y la piel.

Los primeros síntomas de la lepra también se manifiestan a menudo como una sensación de entumecimiento en los dedos y pies y en una inflamación de los nervios periféricos. Otros síntomas tempranos son manchas en la piel, que en caso de piel clara son rojas y en caso de piel oscura presentan un color claro. Estas manchas cutáneas parecen entumecidas, sobreelevadas. Ocasionalmente, los afectados confunden estas alteraciones de la piel con otras enfermedades como la psoriasis y algunas enfermedades parasitarias.

El cuadro clínico que causa el agente patógeno (la bacteria Mycobacterium leprae) dependerá de la reacción inmunitaria individual ante la infección: solo entre un cinco y un 10% de las personas son propensas a padecer lepra. Estas desarrollan en una media de dos a cuatro años tras el contagio, unas pequeñas manchas cutáneas aisladas. Los primeros síntomas de la enfermedad es lo que se conoce como lepra indeterminada, ésta es tan poco característica que, a menudo, pasa desapercibida. En la mayoría de los casos (75%) los síntomas desaparecen solos. En caso contrario, pueden desarrollarse diferentes tipos de lepra dependiendo de la respuesta inmunitaria. Se distinguen dos formas extremas o polares y tres formas intermedias (formas borderline o dimorfas) entre estas formas extremas. Las dos formas extremas son:

  • La lepra lepromatosa (o lepra multibacilar) es la forma más grave de lepra y surge en caso de falta de respuesta inmunitaria, y
  • la lepra tuberculoide, que se da cuando hay respuesta inmunitaria.