Juanete (hallux valgus): Síntomas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (19 de Marzo de 2012)

Normalmente, los síntomas de un juanete (hallux valgus) son de carácter estético porque si la desviación del dedo gordo no es muy acentuada no suele provocar molestias. Así, visualmente se percibe la articulación del dedo desviada hacia fuera (del latín valgus = torcido) mientras la cabeza del primer metatarsiano lo hace hacia el interior separándose de la línea media del cuerpo y presionando contra la piel (rotación interna), y la bolsa inferior del líquido sinovial, produciendo la impresión de que se ha formado un “bulto”, una prominencia ósea (exostosis) en el metatarso, que se conoce como seudoexostosis (del griego seudo = falso).

Si el juanete (hallux valgus) es doloroso, el dolor suele empezar en la base del dedo gordo, donde está la seudoexostosis. La piel y la bolsa inferior de líquido sinovial son castigadas mecánicamente por la presión. Como consecuencia de un hallux valgus pueden sobrevenir irritaciones, inflamaciones e incluso infecciones bacterianas de la bolsa sinovial (bursitis). En algunos casos, puede evolucionar a una dolencia crónica.

La articulación metatarsofalángica también se ve afectada por el hallux valgus, ya que empieza a doler a menudo por la posición desviada, pierde su movilidad y se desgasta progresivamente. Esto puede conducir a un desgaste de la articulación (artrosis). Los síntomas empeoran con el paso de los años. Los dolores y las inflamaciones permanecen y el dedo gordo puede llegar a desviarse hasta 90 grados hacia el interior, y en casos extremos superponerse a los dedos segundo y tercero. A menudo el hallux valgus va acompañado de pie plano.