Síndrome del intestino irritable (SII): Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (8 de Noviembre de 2016)

Se desconocen las causas exactas del síndrome del intestino irritable (SII). Por eso el tratamiento pretende sobre todo aliviar las molestias. Dado que las molestias básicas pueden variar de una persona a otra, no hay un “tratamiento estándar” para el SII que ayude a todo el mundo. El tratamiento depende más bien de las molestias predominantes en cada individuo.  

A algunos pacientes les puede ayudar medidas terapéuticas sencillas, como consejos dietéticos o cambios en el estilo de vida. Otros pacientes necesitan tratamiento farmacológico para atenuar la intensidad de los síntomas, e incluso requieren un tratamiento psicológico.

La relación de confianza con su médico es un requisito importante para tratar con éxito el síndrome del intestino irritable. El médico le informa sobre el diagnóstico y las posibles causas de las molestias. Le explica los resultados de las pruebas para quitarle el miedo de padecer un problema grave. Es importante saber que las molestias del síndrome del intestino irritable no revisten gravedad.

Modificar los hábitos de alimentación

  • Llevar una dieta pobre en grasas y rica en proteínas (carnes y pescados).
  • Comer despacio y masticar bien.
  • Evitar comida copiosas, son preferibles las comidas más frecuentes y menos abundantes.
  • Evitar los alimentos que desencadenan o empeoran los síntomas. Normalmente, las especias, el alcohol, la tónica, las sopas de sobres, el cacao, la bollería industrial y los derivados lácteos (quesos, yogurt, mantequilla o helados) son los productos que pueden desencadenar los síntomas.
  • Evitar las bebidas con gas y los alimentos flatulentos como la col, coliflor, habas, garbanzos, lentejas, coles de Bruselas, cebollas, puerros, guisantes, frutos secos y productos en conserva.
  • Aumentar la ingesta de agua, sobre todo si predomina el estreñimiento.
  • Procurar mantener un horario fijo de comidas, e intentar defecar siempre a la misma hora y sin prisas, preferiblemente después del desayuno.

Probióticos

En determinadas circunstancias, los alimentos que contienen diferentes cultivos de microorganismos (por ejemplo, bacterias) pueden ayudar a combatir algunas molestias del SII. Estos alimentos se denominan probióticos y deben consumirse con regularidad para que sean efectivos. Ulteriores estudios en el futuro deben indicarnos en qué medida los probióticos son útiles en caso de síndrome del intestino irritable.

Generalmente resulta agravante la existencia de muchos productos distintos que contienen diferentes cepas de bacterias. Dado que el intestino de cada persona presenta una composición individual de bacterias (denominada flora intestinal), resulta difícil pronosticar qué personas se benefician de qué bacterias.

La mayoría de las evidencias en favor del empleo de prebióticos proceden de estudios experimentales en animales y series cortas de pacientes.

Fármacos

En caso de síndrome del intestino irritable, según cuáles sean sus molestias, el médico le administrará o no unos medicamentos u otros.

El estreñimiento, por ejemplo, lo puede controlar con mucho ejercicio, una alimentación rica en fibra y suficiente líquido. Si estas medidas sencillas no funcionan, puede recurrir a laxantes (por ejemplo, lactulosa, pectina o las semillas de lino). En cualquier caso, no debe tomarlos durante un tiempo prolongado y solo debe hacerlo tras consultarlo con su médico.

En caso de diarrea, puede usarse loperamida por poco tiempo. Esta sustancia inhibe el movimiento intestinal. En cualquier caso, no debe tomarse sin instrucción médica durante más de dos días.

En caso de dolor abdominal y espasmos, se considera una variedad de medicamentos:

  • Analgésicos antiespasmódicos (denominados espasmolíticos), por ejemplo, butilescopolamina
  • Medicamentos que relajan la musculatura intestinal, por ejemplo, mebeverina
  • Remedios vegetales (fitoterapéuticos), por ejemplo, en forma de tés, por ejemplo, menta, comino, manzanilla, hinojo o anís

Los medicamentos que influyen en la psique (psicofármacos: antidepresivos e inhibidores de la recaptación de serotonina) se emplean ocasionalmente en caso de estar indicados en pacientes con SII cuyo síntoma predominante es el dolor abdominal de intensidad moderada o grave con o sin diarrea, que no han respondido a las medidas generales ni tampoco a los fármacos mencionados anteriormente.

Apoyo psícológico

Es recomendable intentar reducir el estrés diario, llevar una rutina diaria regular, planificar el tiempo libre y hacer suficiente ejercicio físico (por ejemplo, correr, montar en bicicleta, hacer gimnasia o nadar).

Además, también pueden ayudar los ejercicios de relajación, por ejemplo, el entrenamiento autógeno o la meditación. Un apoyo psicoterapéutico específico (por ejemplo, terapia conversacional psicoanalítica, terapia de comportamiento o hipnosis) puede ayudar a combatir el síndrome del intestino irritable. Se recomienda la psicoterapia en los siguientes casos:

  • El síndrome de intestino irritable está acompañado de trastornos psíquicos
  • Las molestias existen desde hace mucho tiempo
  • Las molestias son muy fuertes e intensas