Síndrome del intestino irritable (SII): Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (8 de Noviembre de 2016)

Hasta ahora se desconocen las causas exactas del síndrome del intestino irritable (SII). Se habla de una enfermedad funcional. En este sentido, no pueden encontrarse causas físicas responsables de las molestias. El SII daña determinados procesos del sistema digestivo, pero el intestino mismo no suele sufrir una alteración estructural.

Sin embargo, esto no significa por exclusión que la irritabilidad esté relacionada con un trastorno psíquico. De todas formas, el estrés y situaciones de conflicto psíquico pueden influir considerablemente en el síndrome del intestino irritable, pues en momentos de estrés el intestino de las personas afectadas suelen tener una reacción más acusada que el de las personas sanas. Asimismo, otros factores pueden contribuir al desarrollo del síndrome del intestino irritable. La mayoría de las personas con irritabilidad intestinal sienten dolor simplemente con movimientos intestinales normales.

Las causas (denominadas desencadenantes) son, entre otras, las siguientes:

  • Los antecedentes familiares de primer grado de SII.
  • Alteraciones en la secreción o motilidad intestinal en respuesta a diferentes estímulos: comidas, distensión, estrés emocional o inflamación.
  • Hipersensibilidad intestinal, que provoca un aumento en la percepción visceral de dolor.
  • Alteración en la función inmune a nivel gastrointestinal.
  • Alteración en el sistema nervioso autónomo intestinal que podría asociarse con predominio de estreñimiento, o con diarrea si es adrenérgica.
  • Alteración en la regulación del eje cerebral-intestinal. Puede ocasionar una mayor reactivación ante situaciones estresantes.
  • Factores psicosociales, aunque no constituyen criterios diagnósticos para el SII, juegan un papel muy importante en el comportamiento de la enfermedad en el paciente. Cerca de la mitad de los afectados de SII padecen depresión, ansiedad, hipocondría o somatización, algunos pacientes tienen antecedentes de haber sufrido abusos en la infancia. Reconocer los factores estresantes que agravan los síntomas suele ser de gran ayuda para planificar el tratamiento.
  • El antecedente de haber padecido infecciones bacterianas gastrointestinales que han cursado con diarrea antes del inicio de los síntomas del SII, se ha podido demostrar entre un 10 y un 30% de los pacientes diagnosticados. Son factores de riesgo para su desarrollo si la infección aguda ha cursado en jóvenes, personas con trastornos de ansiedad o depresión.

La malabsorción de carbohidratos, en algunos casos, es una causa de síntomas en los pacientes con SII. Una reciente revisión sistemática encontró que más de un tercio de los pacientes con SII presentaban intolerancia a la lactosa. Así, entre el 40-85% de los pacientes con SII e intolerancia a lactosa mejoran sus síntomas tras la restricción de lactosa en la dieta. La fructosa es otro azúcar que ha sido implicado como un posible desencadenante de síntomas en los pacientes con SII.