Insuficiencia renal crónica (enfermedad renal crónica): Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (19 de Marzo de 2012)

¿Qué causa la insuficiencia renal crónica? La insuficiencia renal crónica (enfermedad renal crónica) puede tener muchas causas. En los países occidentales se debe con frecuencia a conductas inadecuadas o hábitos de vida poco saludables. En muchos casos es consecuencia de una diabetes mellitus tipo II. También el consumo excesivo o incorrecto de analgésicos puede dañar el tejido renal y desencadenar una disfunción de este órgano. La hipertensión arterial concomitante influye negativamente en la evolución de la enfermedad renal crónica: se produce de manera más temprana la pérdida total de la función renal, con la incapacidad de fabricar orina (insuficiencia renal terminal). 

Cuando la diabetes no se controla bien, el azúcar empieza a acumularse en la sangre, lo que impide que los riñones puedan realizar bien el proceso de filtrado. Hay un porcentaje de personas con diabetes que en dos o tres décadas acabarán sufriendo insuficiencia renal  

Cuando una personas padece hipertensión, los vasos sanguíneos tienen que soportar una presión más elevada de la sangre contra ellos. Así, la tensión arterial alta puede acabar dañando algunos de los vasos sanguíneos de los riñones (especialmente los de los vasos de menor tamaño). La consecuencia es que ese proceso de filtrado propio de los riñones se ve afectado y aparece así la insuficiencia renal crónica. 

La insuficiencia renal también puede ser secundaria a una poliquistosis renal, una enfermedad hereditaria que cursa con la formación de grandes quistes en los riñones. 

También la glomerulonefritis es una causa de insuficiencia renal crónica. Es una alteración de las unidades de filtrado de los riñones que se inflaman, provocando una disminución de la cantidad de orina producida y el paso de proteínas a la orina. 

Las infecciones urinarias de repetición también pueden acabar causando insuficiencia renal crónica. 

Cuando la orina encuentra obstáculos para salir al exterior en forma de obstrucciones, ya sea por tumores, cálculos renales, estrechamientos de la uretra o por el aumento de la próstata, debe volver a los riñones de nuevo, lo que puede acabar dañándolos y provocando insuficiencia renal crónica. 

Además, hay otras causas desconocidas, que no se encuadran en ninguna de las categorías anteriores, que también pueden desencadenar la enfermedad.

Parece que también determinados factores genéticos influyen en la evolución de la enfermedad: en los hombres, la insuficiencia renal crónica deriva en una pérdida completa de la función renal a mayor velocidad que en las mujeres.