Insuficiencia renal aguda (IRA): Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (23 de Marzo de 2012)

La insuficiencia renal aguda (IRA) puede presentarse por varias causas, cuyo rasgo común es provocar el fallo de la función renal. Conducen a una disminución del filtrado glomerular, que es el precursor de la orina formada en los riñones (orina primaria).

Dependiendo de la causa, la insuficiencia renal aguda se divide en las siguientes categorías:

  • Insuficiencia renal aguda de tipo pre-renal: el motivo del fallo renal, como su nombre indica, se sitúa “antes” de que la sangre llegue al riñón, o sea, en el sistema cardiovascular. En el 60% de los casos de IRA se trata de una insuficiencia pre-renal. En estos casos, las enfermedades cardiovasculares, una infección que invada el torrente sanguíneo (septicemia) o las pérdidas de agua y electrolitos (vómitos, diarrea), provocan una alteración en la circulación, reduciendo así el suministro de sangre y, por tanto, de oxígeno al riñón. El tejido renal no puede filtrar suficientemente las toxinas del organismo, y la función de filtro se detiene.
  • Insuficiencia renal aguda de tipo renal o parenquimatosa: las causas se encuentran en el tejido renal, que puede quedar alterado y dañado por muy diversos motivos, como por ejemplo debido a trastornos de la circulación o toxinas (por ejemplo, medicamentos), y, así, ver disminuida su función. Alrededor del 35% de los casos de IRA se encuentran en esta subcategoría.
  • Insuficiencia post-renal aguda: la causas se sitúan más allá del tejido renal, es decir, la pelvis renal, uréter, vejiga o la uretra. Se trata de trastornos en el flujo de la orina porque debe pasar a través de un tracto urinario estrechado u obstruido. Las causas que provocan esa estenosis pueden tener origen en el riñón, en la misma orina, por cálculos en la vejiga tumores o agrandamiento de la próstata. La orina queda estancada y se provocando una dilatación de las vías urinarias y un aumento de presión que daña el tejido de los riñones. La insuficiencia renal aguda post-renal supone casi el 5% de los casos.