Insuficiencia cardiaca: Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

Complicaciones

Una complicación grave y que puede poner en riesgo la vida es la insuficiencia cardíaca congestiva aguda. Este deterioro agudo puede llevar al choque con caída masiva de la presión arterial, a un fallo circulatorio e incluso al fallo de órganos vitales. Un fallo cardíaco repentino puede provocar este tipo de deterioro agudo. Las causas pueden ser, entre otras, un infarto de miocardio, una inflamación del músculo del corazón (miocarditis) o trastornos del ritmo cardíaco.

Las consecuencias más comunes de la insuficiencia cardíaca en estado avanzado son la muerte cardíaca súbita y una insuficiencia aguda de bombeo del corazón, por ejemplo, como resultado de un infarto de miocardio. Las personas que la padecen tienen además un riesgo muy elevado de desarrollar coágulos en la sangre, sufrir una embolia pulmonar o un infarto cerebral.

Pronóstico

La mortalidad en casos de insuficiencia cardíaca es por lo general elevada. Si además se padecen otras enfermedades como una enfermedad cardíaca coronaria (ECC), diabetes mellitus o fibrilación auricular, el pronóstico empeora. El riesgo en las personas mayores es muy superior al de los jóvenes.

La insuficiencia cardíaca no se puede detener ni curar. Sin embargo, puede aminorarse su desarrollo mediante un tratamiento controlado. El pronóstico mejora si disminuye los factores de riesgo como el sobrepeso o el consumo de tabaco.

Gracias a los medicamentos actuales, la tasa de fallecimientos es menor que la de hace un par de años. Los afectados deben tomar los medicamentos que se les receten y solo deben detener su administración bajo prescripción médica.