Insuficiencia cardiaca: Hormonas del estrés

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

Con la activación del sistema nervioso simpático el cuerpo distribuye un aumento de hormonas del estrés, como la adrenalina y la noradrenalina. Ambas hormonas aumentan temporalmente la frecuencia cardíaca y, con ello, la capacidad de bombeo del corazón. Una activación constante permite que el lugar en el que las células cardíacas se acoplan sea menos sensible a las hormonas del estrés, por lo que su efecto es menor.

Durante el desarrollo de una insuficiencia cardíaca, las fibras musculares del corazón se agrandan para compensar. El corazón trata de bombear más sangre en cada latido. Estas fibras musculares de mayor tamaño necesitan a su vez más oxígeno. De este modo, llega un momento en el que el riego sanguíneo ya no es suficiente. El médico puede comprobar mediante una ecografía del corazón (ecocardiograma) si existe un aumento de la presión de llenado de los ventrículos antes de que aparezcan los primeros síntomas.