Publicidad

Publicidad

Infertilidad o incapacidad reproductiva (esterilidad)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (31 de Agosto de 2011)

© Jupiterimages/iStockphoto

Muchas parejas desean tener hijos, pero algunas intentan en vano lograr un embarazo. No obstante, cuando el deseo de tener hijos se ve incumplido a causa de la infertilidad o la incapacidad reproductiva las perspectivas de conseguirlo no tienen por qué ser necesariamente malas.

Para que el deseo de tener hijos pueda hacerse realidad, es importante averiguar las causas de la posible esterilidad si el embarazo no se produce. Sin embargo, la infertilidad o incapacidad reproductiva solo debe considerarse cuando una pareja no logra el embarazo a pesar de haber estado manteniendo relaciones sexuales sin protección durante un año.

El hecho de no poder tener hijos suele afectar mucho al hombre y la mujer: incluso hoy día son muchas las personas para las que ser estéril (es decir, ser incapaz de reproducirse o infértil) es un defecto del que no les gusta hablar. Sin embargo, es importante tratar de forma abierta el tema de la infertilidad y la incapacidad reproductiva para poder esclarecer por qué no se logra engendrar y si existe una solución.

Las causas de no poder tener hijos deben buscarse siempre en los dos miembros de la pareja: los diversos motivos de la esterilidad tienen prácticamente la misma incidencia en los hombres y las mujeres. Además de los desencadenantes físicos, los factores psíquicos y ambientales, el estrés, la mala alimentación, el alcohol, el tabaco y así un largo etcétera, pueden provocar la infertilidad de la mujer o la incapacidad reproductiva del hombre.

Si el embarazo no se produce a pesar de mantener relaciones sexuales sin protección durante un tiempo prolongado, lo mejor es que ambos se sometan a un examen médico. A menudo es posible tratar la causa de la infertilidad o la incapacidad reproductiva y engendrar finalmente un niño de forma natural. Sin embargo en algunos casos uno de ellos o bien los dos son infértiles o incapaces de reproducirse (estériles).

Además de los ginecólogos y los especialistas en medicina masculina (urólogos y andrólogos), existe una especialidad orientada a las personas que no pueden tener hijos: la denominada medicina reproductiva. Según cuales sean las causas que impiden tener hijos, existe la posibilidad de que muchos de los afectados puedan ver cumplido su deseo mediante una inseminación artificial.