Infección por norovirus

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (13 de Noviembre de 2013)

© Jupiterimages/iStockphoto

Los norovirus son los virus responsables de la mayoría de las enfermedades diarreicas que no tienen origen bacteriano. La infección por norovirus es muy común, especialmente, en niños pequeños y en ancianos. Existe un riesgo particularmente alto de infección por norovirus en instituciones cerradas (por ejemplo, en residencias de ancianos, guarderías o centros sanitarios).

Los norovirus están muy extendidos por todo el mundo. Las personas afectadas lo excretan a través de las heces y llegan hasta el cuerpo de otra persona a través de la boca (contaminación por vía fecal-oral). Después de la transmisión del norovirus, los síntomas se pueden presentar pasadas unas horas y hasta un par de días más tarde.

Los síntomas más frecuentes de la infección por norovirus son los siguientes:

La mayoría de las infecciones por norovirus suelen ser muy agudas, pero de corta duración y remiten pasados uno o dos días. No existe ningún fármaco específico para combatir a los norovirus. El tratamiento consiste en reponer las pérdidas de líquido y recuperar la energía perdida. También es aconsejable cuidarse físicamente haciendo reposo.

Para que la evolución de la infección sea favorable, es importante tomar muchos líquidos (en función de la edad y del ritmo de vida), como leche materna, leche infantil, agua mineral o infusiones sin azúcar. Los niños y los ancianos son especialmente sensibles a la deshidratación.

En los casos más severos, una infección por norovirus requiere tratamiento hospitalario, para que los pacientes reciban el líquido, los nutrientes y los electrolitos necesarios a través de nutrición parenteral o por una sonda nasogástrica (nutrición enteral).

Para prevenir la propagación de una infección por norovirus es importante llevar una higiene estricta, lo que implica, por ejemplo, un correcto lavado de manos después de cada visita al baño. No existen vacunas contra el norovirus, pero un individuo solo suele padecer la infección una vez, ya que su organismo desarrolla inmunidad.