Infección por citomegalovirus: Síntomas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)

En niños sanos y lactantes una infección por citomegalovirus evoluciona, casi siempre, sin síntomas perceptibles. Sin embargo, para los fetos la infección puede ser peligrosa. Si la madre se infecta durante el embarazo con CMV, puede provocar malformaciones del feto e incluso un aborto. No obstante, la mayoría de bebés contagiados con citomegalovirus en el seno materno nacen sanos.

En los adultos sanos la infección por citomegalovirus no causa, por lo general, ningún síntoma. En 10 de cada 100 enfermos, los nódulos linfáticos pueden inflamarse y los afectados se sienten cansados durante semanas.

En personas con el sistema inmunitario debilitado (por ejemplo, debido al SIDA o al trasplantes de órganos) una infección por citomegalovirus puede tener efectos secundarios graves, por ejemplo, neumonías, hepatitis o determinadas inflamaciones oculares (retinitis). Otros síntomas de la infección por citomegalovirus en personas con un sistema inmunitario debilitado son, por ejemplo, fiebre, dolores musculares, y alteraciones en la coagulación de la sangre debido a una cifra reducida de plaquetas (trombocitos). Además, existen pocos glóbulos blancos en la sangr (leucocitos). El CMV también puede invadir el cerebro y causar una encefalitis.