Hipertiroidismo: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Marzo de 2012)

En el hipertiroidismo el diagnóstico se realiza mediante la concentración de la hormona tiroidea en la sangre. Para descartar hipertiroidismo, basta con comprobar un valor medio de la hormona estimulante de la tiroides (TSH). En una hiperfunción de la tiroides, el valor de TSH debe ser bajo.

Un exceso de hormonas tiroideas por sí solo no permite sacar ninguna conclusión sobre la causa real del hipertiroidismo: éste puede deberse a diferentes enfermedades para cuyo diagnóstico son necesarios otros exámenes. Lo más común es que el hipertiroidismo sea un indicio de la enfermedad de Graves-Basedow o de un bocio multinodular hiperfuncionante:

  • Una enfermedad de Graves-Basedow puede diagnosticarse con otros tres síntomas: protrusión ocular (exoftalmos), tiroides aumentada, taquicardia (lo que se denomina triada de Merseburg). Si no se da la protrusión ocular, la presencia de determinados anticuerpos (el llamado TRAb, autoanticuerpo estimulante del receptor de TSH) o una biopsia con aguja fina pueden reforzar el diagnóstico, aunque esta última no suele ser necesaria. La ecografía suele mostrar que la estructura de la tiroides está modificada en caso de enfermedad de Graves-Basedow (tiene un nivel de eco bajo).y no suele aportar nada al diagnóstico.
  • Una gammagrafía puede demostrar si detrás del hipertiroidismo se esconde un bocio multinodular hiperfuncionante: aquí el paciente recibe una sustancia radioactiva por vía intravenosa. Transcurridos 20 minutos la sustancia podrá verse con una cámara especial en el tejido tiroideo. Puesto que el tejido tiroideo sano y enfermo absorben la sustancia de diferente manera, es posible diferenciar las regiones con una mayor producción de hormonas (los nódulos calientes) de las regiones con una formación normal, baja o ausente (los llamados nódulos fríos).