Hipertiroidismo: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Marzo de 2012)

El hipertiroidismo puede tener diferentes enfermedades como causa del mismo. Entre las más frecuentes se encuentran la enfermedad de Graves-Basedow y el bocio multinodular hiperfuncionante.

Enfermedad de Graves-Basedow

La causa más frecuente de un hipertiroidismo se halla en la enfermedad autoinmune llamada enfermedad de Graves-Basedow. Esta enfermedad recibe su nombre del médico oficial de la ciudad alemana de Merseburg, Kart A. von Basedow, que la describió por primera vez en 1840 y del médico irlandés James Graves por sus descripciones de 1835. Alrededor de dos tercios de los casos de la enfermedad de Graves-Basedow aparecen antes de los 35 años y afectan cinco veces más a mujeres que a hombres.

En las enfermedades autoinmunes, el sistema inmunitario reacciona contra el tejido del propio cuerpo. Pero todavía se desconoce la razón de ello. Además de una predisposición genética, también las infecciones víricas, así como factores externos pueden ser los desencadenantes.

En el caso de la enfermedad de Graves-Basedow, los anticuerpos activan erróneamente la producción hormonal en el tejido de la tiroides: un anticuerpo dirigido contra un antígeno propio del cuerpo (en este caso el receptor de la TSH) simula el efecto de la hormona estimulante de la tiroides (TSH). Los anticuerpos se llaman TRAb (autoanticuerpo estimulantes del receptor de TSH). Como consecuencia, la tiroides forma una gran cantidad incontrolada de hormonas tiroideas, lo que provoca un hipertiroidismo.

Además del hipertiroidismo, la enfermedad de Graves-Basedow se asocia en ocasiones a problemas oculares como proptosis (exoftalmos, orbitopatía tiroidea), una tiroides aumentada de tamaño (bocio), así como por taquicardias. Estos tres síntomas también se denominan tríada de Merseburg. Ahora bien, la enfermedad de Graves-Basedow también puede darse sin aumento del tamaño de la tiroides y sin problemas en los ojos.

Bocio multinodular hiperfuncionante

Con frecuencia la causa del hipertiroidismo es el llamado bocio multinodular hiperfuncionante. En este caso existe una autonomía glandular tiroidea, y esto significa que la producción hormonal se escapa del control que efectúan los centros reguladores como la hipófisis y el hipotálamo.

El bocio multinodular hiperfuncionante tiene como posible origen un déficit de yodo. La autonomía puede afectar a distintas áreas de la tiroides o solo a una única área o nódulo. Es lo que se denomina adenoma autónomo. Dependiendo de la cantidad de tejido autónomo tiroideo, el funcionamiento de la tiroides en caso de autonomía glandular tiroidea puede ser normal o haber aumentado ligeramente; pero también puede darse un hipertiroidismo marcado.

Causas menos habituales

Solo en raras ocasiones, el hipertiroidismo no se debe a una enfermedad de Graves-Basedow o a un bocio multinodular hiperfuncionante, sino a otra enfermedad. Así, son causas poco comunes de la hiperfunción de la tiroides una tiroiditis o tumores de la hipófisis que producen hormonas. En este último caso, la consecuencia es un exceso de la hormona estimulante de la tiroides (TSH). Un hipertiroidismo también puede formarse por el uso de sustancias que contienen yodo, por ejemplo, medicamentos o medios de contraste radiológicos). Tampoco hay que olvidar el hipertiroidismo facticio, un hipertiroidismo cuyas causas se deben a la ingesta de hormonas tiroideas en exceso. Esta forma de hipertiroidismo es “autoprovocada”.