Hiperplasia suprarrenal congénita (HSC): Hormonas de la corteza suprarrenal

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (15 de Septiembre de 2011)

El cortisol es un glucocorticoide. Se le llama también la hormona del estrés. El cortisol realiza una importante función en el metabolismo de la energía y participa en el metabolismo de los carbohidratos, las grasas y las proteínas. La hormona sintetiza glucosa (azúcar) a partir de precursores no glucídicos, como los ácidos grasos o los aminoácidos de las proteínas. Esto mantiene estables los niveles de glucemia en sangre también en ayunas. Además, es una molécula antiinflamatoria (reduce la inflamación) y regula las reacciones inmunes así como el equilibrio de líquidos del organismo (al igual que la aldosterona).

La aldosterona es uno de los llamados mineralocorticoides. Regula el equilibrio de sodio y agua y evita el exceso de sodio en el organismo. La pérdida de una alta cantidad de sodio a través de los riñones supone una pérdida también de agua, puesto que el sodio retiene el agua. A través de este vínculo entre el sodio y el agua la aldosterona regula la presión arterial. Cuando el cuerpo no produce suficiente aldosterona, se pierde sodio y agua, la presión arterial baja y se produce el llamado “síndrome de pérdida de sal”. Esto se aprecia a través de, por ejemplo, una presión arterial baja (hipotensión), unos niveles de potasio en sangre demasiado elevados y calambres nocturnos en las piernas.

Los andrógenos son hormonas sexuales masculinas responsables del crecimiento del vello, de la masa muscular y de la voz grave. En las mujeres producen una virilización general.