Hiperparatiroidismo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (28 de Julio de 2011)

© Jupiterimages/Digital Vision

El término hiperparatiroidismo se refiere a una alteración de las glándulas paratiroideas, que se vuelven hiperactivas: las glándulas paratiroideas producen una excesiva cantidad de la hormona paratiroidea.

La hormona paratiroidea regula el equlibrio del calcio, del fósforo y vitamina D en el organismo.

La causa del hiperparatiroidismo primario es un trastorno de la misma glándula paratiroides, mientras que la del secundario se encuentra en una hiperfunción de la glándula paratiroidea en respuesta a unos bajos niveles de calcio en el organismo provocados por otras enfermedades.

Sólo en aproximadamente la mitad de los casos de hiperparatiroidismo primario (HPT autónomo) se muestran síntomas. Sin embargo, si hay molestias, éstas suelen ser por el resultado del aumento de los niveles de calcio (hipercalcemia).

Los principales síntomas del hiperparatiroidismo incluyen: síntomas gastrointestinales, pérdida de apetito, fatiga, depresión, dolor abdominal, debilidad muscular y elevación de la presión arterial.

El médico realiza el diagnóstico basándose en los altos niveles de la hormona paratiroidea en sangre y mediante técnicas de imagen, como la ecografía, la tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética (RNM). El tratamiento del hiperparatiroidismo depende de la causa. A menudo, la causa de la hiperfunción de la glándula es un tumor benigno en una de las cuatro glándulas paratiroideas. En este caso, el médico extirpa la glándula paratiroidea afectada por medio de la cirugía.

El objetivo final del tratamiento del hiperparatiroidismo es normalizar los niveles de calcio en la sangre. A menudo, en el hiperparatiroidismo primario, se debe recurrir a la cirugía para conseguirlo. Si las cuatro glándulas paratiroides están afectadas, el médico debe extirparlas todas ellas.

Si el tratamiento quirúrgico no es necesario o no es posible, se procede, en sustitución, al llamado tratamiento conservador. Éste consiste, para empezar, en beber mucho liquido y evitar la formación de cálculos renales, movimiento y ejercicio, y consumir vitamina D.

En el hiperparatiroidismo secundario el médico trata la enfermedad subyacente.

En el transcurso de un hiperparatiroidismo primario se puede llegar a un cólico renal debido a cálculos en el riñón. Estos se manifiestan mediante dolor abdominal, infecciones del tracto urinario y dolor de espalda.

En caso de que sea necesario eliminar completamente las glándulas paratiroides, existe un riesgo de una posterior hipofunción del paratiroides (hipoparatiroidismo).