Hiperparatiroidismo: Cambios patológicos en los órganos

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (28 de Julio de 2011)

Los cambios en los órganos en el hiperparatiroidismo primario pueden afectar, fundamentalmente, a los riñones, los huesos, el pancreas y el estómago.

Riñones

Se pueden tanto desarrollar piedras en el riñón, como presentar calcificaciones dispersas granulares por todo el órgano (nefrocalcinosis difusa).

Huesos

El exceso de hormona paratiroidea induce a que las células cuya función es la resorción destrucción ósea o, llamadas osteoclastos se activen, proliferen y degraden los huesos continuamente. Si en el paciente de hiperparatiroidismo, los huesos están afectados, pueden aparecer, en algunos casos, dolor en las extremidades y dolor en la columna vertebral y la persona presentará un cierto grado variable de osteopenia u osteoporosis, con el consecuente aumento del riesgo de fractura espontánea (sin influencia externa).

En el hiperparatiroidismo avanzado se pueden desarrollar los denominados “tumores pardos”. Se trata de una forma localizada de la osteítis fibrosa quística que suele encontrarse en los huesos de pacientes con hiperparatiroidismo. Su nombre se debe a su coloración característica que le confieren las áreas de hemorragia y depósitos de hemosiderina en su interior. Su origen puede deberse a una alteración en la regulación normal de la actividad osteoblástica-osteoclástica de los huesos. Pero hoy en día estos raramente llegan a desarrollarse.

Estómago

Aproximadamente en uno de cada dos pacientes con hiperparatiroidismo primario aparecen molestias gastrointestinales, por ejemplo, falta de apetito, náuseas, pirosis y, raras veces, pueden llegar a desallorar úlceras gástricas.

Los expertos atribuyen estos síntomas, entre otras cosas, al aumento en la producción de ácido debido a la alta concentración de calcio en la sangre.

En el hiperparatiroidismo también se forman con frecuencia calcificaciones en el páncreas y, ocasionalmente, se desarrollan piedras en la vesícula biliar.

La frecuencia de aparición de cálculos biliares es el doble que en las personas sanas. A causa de esto, aproximadamente 1 de cada 10 pacientes sufren una inflamación del páncreas (pancreatitis).