Hipermetropía

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Arriaga (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

La hipermetropía se caracteriza por una visión próxima borrosa.

En la hipermetropía, el globo ocular es demasiado corto o, más raramente, la refracción del cristalino y la córnea es demasiado pequeña, por lo que la imagen nítida en el ojo está detrás de la retina. Especialmente los jóvenes con hipermetropía pueden compensar este error de refracción durante mucho tiempo, acercándose más a los objetos y adaptando el poder de refracción de los ojos (acomodación).

Los síntomas típicos de la hipermetropía son dolor de ojos y dolor de cabeza, causados por el exceso de ejercicio debido a la acomodación permanente y al cansancio rápido. La hipermetropía se diagnostica mediante un examen oftalmológico. Para su corrección, como en otras deficiencias visuales (miopía, por ejemplo), son apropiadas las gafas o las lentes de contacto. El hipermétrope puede optar, por razones estéticas, por una corrección de la hipermetropía mediante cirugía refractiva (por ejemplo, tratamiento ocular con láser). Como resultado de estos tratamientos quirúrgicos pueden desarrollarse complicaciones.