Publicidad

Publicidad

Hiperhidrosis

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (1 de Mayo de 2015)

© iStock

Se denomina hiperhidrosis al exceso de sudoración. La producción de sudor por hiperhidrosis suele afectar a ciertas partes específicas del cuerpo, pero también puede extenderse al cuerpo entero.

La sudoración es una función importante del cuerpo, ya que sirve para evitar el sobrecalentamiento del organismo. La cantidad de sudor que segrega al día una persona es diferente dependiendo de la temperatura ambiental, la actividad física que realice o el estrés al que esté sometida. El cuerpo humano produce varios litros de sudor cuando realiza trabajo físico pesado. Sin embargo, el concepto de hiperhidrosis hace referencia a la producción de sudor en cantidades mayores a las requeridas para una regulación térmica normal, dando lugar a una sudoración intensa y excesiva.

Los médicos clasifican la hiperhidrosis según varios criterios:

Si afecta a todo el cuerpo se habla de una hiperhidrosis generalizada. Si solo afecta a áreas específicas de la piel como, por ejemplo, las axilas, o en las manos y pies, entonces se denomina hiperhidrosis local.

La hiperhidrosis también se puede clasificar según su causa. Si el exceso de sudor está causado por otra enfermedad existente (por ejemplo, un hipertiroidismo), entonces la denominaremos hiperhidrosis secundaria. En caso contrario, la hiperhidrosis se considera primaria o esencial y suele afectar principalmente a manos, pies y axilas. Suele hacerse patente sobre todo cuando el afectado tiene miedo, padece dolor o sufre estrés psicológico.

Es frecuente que los afectados no perciban la intensa y excesiva sudoración como una enfermedad y acepten vivir con la hiperhidrosis, aunque en ocasiones se sientan condicionados a la hora de llevar una vida social normal.

Hay diferentes métodos de tratar la hiperhidrosis, como la aplicación de sustancias externas (antitranspirantes), las inyecciones de toxina botulínica, el consumo de medicamentos, e incluso procedimientos quirúrgicos. Cuando se trata de una hiperhidrosis secundaria, es indispensable tratar la enfermedad subyacente.