Publicidad

Publicidad

Herpes Labial: Prevención

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Isabel Pescador (30 de Enero de 2011)

El herpes labial (herpes labialis) no se puede prevenir. Sin embargo, cuando uno está infectado por el virus causante, sí se pueden llevar a cabo algunas medidas de precaución para evitar un extenso brote adicional:

  • Procurar dormir suficientemente.
  • Llevar un modo de vida saludable.
  • Intentar evitar el estrés.
  • Fortalezcer su sistema inmunitario.
  • Protegerse de los rayos UV.

A veces, independientemente de estas medidas de prevención, puede surgir un brote de herpes labial sin ningún factor desencadenante aparente.

Para evitar el empeoramiento del herpes labial existente (como, por ejemplo, el herpes ocular) se aconseja no tocar las zonas inflamadas o, en caso de contacto con las manos, limpiar la zona. De este modo, puede prevenirse un contagio del virus en otras zonas corporales.

Dado que la infección por herpes simple puede conllevar empeoramientos graves, resulta muy importante que se evite en niños el contagio del agente patógeno responsable del herpes labial. El riesgo de contagio es particularmente elevado en neonatos y durante el embarazo. En niños, la transmisión puede prevenirse mediante, por ejemplo:

  • El uso de preservativos durante el embarazo y la renuncia de relaciones sexuales con contacto de boca y órganos sexuales.
  • En madres infectadas, la renuncia de un contacto estrecho entre madre e hijo, hasta que sus vesículas herpéticas hayan desaparecido. Uso de mascarilla.
  • La renuncia a dar el pecho, en caso de que la zona pectoral esté infectada con el herpes simple (con un único pecho afectado, el bebé puede amamantarse del pecho no infectado, siempre y cuando no haya contacto con la zona infectada).