Publicidad

Publicidad

Hernia inguinal: Definición

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (5 de Abril de 2016)

Una hernia es una protusión o salida del contenido abdominal a través de una zona débil de la pared abdominal. La protusión sobresale a través de un agujero o área débil en la fascia, la capa fuerte de la pared abdominal que rodea el músculo.

Una hernia verdadera (hernia vera) es, por definición, un estado en el que partes de las vísceras como, por ejemplo, el intestino, sobresalen por un hueco de la pared abdominal de modo que las partes sobresalientes del órgano abdominal forman una protuberancia en la zona que se asemeja a un saco. Según hacia donde se produzca, se clasifican en hernias internas y externas:

La hernia externa forma una protuberancia a través de la pared abdominal hacia fuera. En este grupo se encuentran también la hernia umbilical y la hernia femoral.

La hernia interna se forma en el peritoneo y no asoma por la superficie corporal. Un ejemplo de este tipo de hernia es la hernia de hiato.

La hernia inguinal puede ser congénita. El diagnóstico de una hernia inguinal se efectúa en uno de cada dos bebés ya en el primer año de vida. Sin embargo, también puede aparecer debilidad de la pared abdominal a lo largo de los años que derive en una hernia inguinal (hernia inguinal adquirida).

Según la forma y el lugar en el que aparezca la hernia se habla, por definición, de hernia inguinal directa e indirecta:

Hernia inguinal indirecta: el saco en el que se encuentra el órgano abdominal avanza por la apertura interior del canal inguinal hacia él. La apertura se encuentra alejada del centro del cuerpo. Por eso, los médicos la denominan también hernia inguinal lateral. Desde ahí, el saco con las vísceras avanza por el canal inguinal en dirección al centro del cuerpo. En casos excepcionales incluso llega a desplazarse hasta el escroto en los hombres y hasta el labio vaginal superior en las mujeres. La hernia inguinal indirecta es principalmente congénita.

Hernia inguinal directa: el contenido de la hernia penetra directamente por la pared abdominal, rodea el canal inguinal y va directo hacia el exterior. El punto de ruptura está más cerca del centro del cuerpo (medial), por lo que los médicos también la denominan hernia inguinal medial. En este caso no entra ni en el escroto ni en los labios vaginales. La hernia inguinal directa es siempre adquirida.

Anatomía de la zona inguinal

Para poder comprender qué es una hernia inguinal y cómo se forma se necesita saber algunos datos sobre la anatomía de la zona inguinal. El canal inguinal va en diagonal a través de las capas de la pared abdominal frontal. Por él transcurren importantes canales nerviosos y vasos sanguíneos y linfáticos. En los hombres, el canal inguinal rodea al cordón espermático, y en las mujeres, al denominado ligamento redondo, que va desde el útero por el canal inguinal hasta los labios superiores mayores.

Está rodeado por un sistema de músculos, ligamentos y tejido conjuntivo no elástico. Este “muro” protege los vasos y canales que recorren el canal inguinal de posibles lesiones. Además, las estructuras de la pared abdominal en la zona del canal inguinal tienen puntos flacos naturales. Si se ejerce una presión muy fuerte como, por ejemplo, al levantar peso, transportarlo o en un embarazo, en ese lugar puede originarse un hueco (puerta de ruptura). Así, debido a la fuerte presión en la zona abdominal, el peritoneo y los órganos del abdomen (el contenido de la hernia, por ejemplo, parte del intestino) sobresalen del canal inguinal.

Incidencia

La hernia inguinal es, con diferencia, la que se presenta con más frecuencia. El 75% de hernias se producen en la ingle. Se estima que el riesgo de tener una hernia a lo largo de la vida es de un 27% en caso de los hombres y de un 3% en el caso de las mujeres.