Publicidad

Publicidad

Hernia de hiato: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

No todas las hernias de hiato requieren un tratamiento. Normalmente el desplazamiento del estómago, también denominado “rotura del diafragma”, no requiere tratamiento.

Hernia deslizante axial

En muchos casos la hernia deslizante axial (hernia axial, rotura del diafragma) no causa molestias. Esta hernia de hiato solo debe tratarse cuando las molestias típicas asociadas a ella causan una enfermedad de reflujo, por ejemplo, acidez de estómago, eructos de aire o molestias al tragar.

Entre las medidas generales en caso de molestias relacionadas con una hernia deslizante axial, se incluyen:

  • Perder peso en caso de sobrepeso
  • Ingerir comidas frugales y bajas en grasas repartidas durante el día
  • Evitar las comidas tarde por la noche
  • Evitar las posibles causas de las molestias (por ejemplo, nicotina, comidas dulces, bebidas ácidas)
  • Dormir con una cabecera alta
  • Evitar determinados medicamentos que pueden provocar un reflujo de líquido estomacal en el esófago (por ejemplo, anticolinérgicos o antagonistas del calcio)

Asimismo, los denominados inhibidores de la bomba de protones también pueden aliviar las molestias. Los inhibidores de la bomba de protones son medicamentos que impiden la producción de ácido en el estómago. Alternativamente, si es necesario, para el tratamiento pueden administrarse medicamentos que estimulan la actividad del tracto gastrointestinal (denominados procinéticos), por ejemplo, con las sustancias metoclopramida o domperidona.

Operación

Una hernia deslizante axial solo requiere una operación si el esófago está muy inflamado a causa del reflujo del líquido estomacal (esto se denomina reflujo gastroesofágico) y los medicamentos no han aliviado los síntomas. En el tratamiento quirúrgico de la hernia deslizante axial suele efectuarse lo que se denomina fundoplicación. Con esta operación la boca del estómago vuelve a la cavidad torácica y se cose una junta de tejido estomacal alrededor de la parte inferior del esófago. La junta debe reforzar la presión de cierre e impedir otro reflujo permanente de los ácidos estomacales. La operación puede realizarse por vía laparoscópica. Se aplica anestesia general y se hacen cinco pequeñas incisiones en la piel por las que se introducen los instrumentos quirúrgicos en la zona abdominal, incluida una minicámara. Así el cirujano puede realizar la operación de la hernia de hiato sin tener que abrir todo el estómago. Esta técnica presenta la ventaja de que las personas afectadas se recuperan más rápidamente y pueden recibir el alta antes. En casos aislados, para la operación de esta hernia de hiato también pueden usarse otras técnicas aparte de la fundoplicación (por ejemplo, vagotomía, anastomosis Roux-Y), especialmente en caso de complicaciones o de otros trastornos funcionales en la zona del abdomen superio.