Publicidad

Publicidad

Hernia discal

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (3 de Marzo de 2015)

© iStock

Una hernia discal resulta de cambios (degenerativos) relacionados con el desgaste de los discos intervertebrales y los cuerpos vertebrales adyacentes. Los discos vertebrales se deforman, cambian su ubicación y presionan sobre los nervios que salen de la médula espinal (nervios vertebrales), y raras veces también sobre la médula espinal misma. Suele presentarse dolor en la espalda, el cuello o el hombro. El dolor de una hernia discal puede irradiar también hacia las manos, pies, brazos y piernas.

Los discos vertebrales son conexiones cartilaginosas entre dos vértebras, que al estar sometidos a cargas, sirven de amortiguación flexible para absorber choques y vibraciones. Consisten en un anillo de cartílago fibroso (anulus fibrosus) que encierra el núcleo del disco suave (núcleo pulposo). El anillo de cartílago fibroso está conectado a una banda longitudinal delantera y trasera que corre a lo largo de la columna vertebral. Con el aumento de la edad, se pueden formar grietas en el anillo del cartílago fibroso. Cuando el núcleo suave penetra en las grietas, se desplaza y se curva sobre los bordes del cuerpo vertebral, acercándose a las estructuras cercanas como los nervios vertebrales. Si el anillo fibroso sigue intacto, hay una protrusión de la vértebra: es el precursor de la hernia de disco. Si el núcleo gelatinoso del anillo de cartílago fibroso penetra por completo, se trata de una hernia discal (prolapso). Tanto la protuberancia como la hernia causan dolor.

En la mayoría de los casos, las hernias discales se producen en la columna lumbar (más del 90% de los casos), y raramente afectan a la columna cervical. Una hernia de disco entre dos vértebras puede causar dolores y trastornos sensitivos en la espalda, que se extienden parcialmente hasta el pie. Las protuberancias del disco y las hernias de la columna cervical, en cambio, causan dolor y trastornos sensitivos en hombros, brazos y dedos.

Los jóvenes suelen experimentar los mismos síntomas, pero la hernia y los dolores suele ser causados por lesiones y sobrecarga.